de windows a macOS

De Windows a MacOS, experiencia

 

Contento es poco.

Un lector me lanzó el guante sobre el cambio de Windows a MacOS. Igual que hice con el paso de Android a iOS, hoy toca analizar este cambio, y la experiencia de usuario no puede ser más satisfactoria. La verdad es que no logro recordar con claridad como fue ese cambio porque fue hace ya seis años. Pero si eso ocurre, entre otras cosas es porque la mente, como he explicado en muchas ocasiones, tiende a recordar las cosas buenas con mucha claridad y las malas las oculta o disimula.

Y como eso me queda lejos, lo combinaré con la experiencia de cambio de la Tablet con Windows al MacBook que también usa MacOS. De entrada, si estás pensando en hacer el cambio, te diré que no te lo recomiendo, te lo suplico. El cambio es lo mejor que vas a hacer en la vida. Te lo aseguro. Ahora recuerdo mis tiempos en Windows y te aseguro que, aunque el Mac costase el doble, que barato no es, lo pagaría encantado. No hay color, así de claro.

 

De Windows a MacOS en general.

Es un cambio que es importante. Los sistemas, pese a tener muchas similitudes, tienen demasiadas diferencias. No es como en móviles donde si estás en Android y te pasas a iOS, no va a ser traumático y vas a sacarle prácticamente el máximo partido sin problemas. Pero eso no pasa en MacOS. Vas a poder usarlo sin problemas, pero si quieres sacarle el máximo partido, no será tan pan comido y necesitarás de un proceso de adaptación. Pero nada del otro mundo, te lo aseguro.

Para empezar tu andadura en MacOS necesitas una cuenta iCloud, pan comido, la creas y listo. A partir de aquí…, a disfrutar de un mundo por descubrir. Que básicamente es lo que más me gustó de MacOS, el mundo que se abría delante de mi. Windows lo tenía muy sobado, muy gastado, y eso de descubrir un nuevo paraíso fue una experiencia espectacular. Con todo ya arrancado, toca empezar a preparar el terreno.

 

 

Aplicaciones en MacOS.

Es una de las partes más complicadas. Dar con las mejores y más adaptadas para ti no es sencillo. Eso ya te lo digo por adelantado. Pero no lo es porque en la mayoría de ocasiones, son de nombres diferentes. Pero eso tiene solución. San Google te dará las respuestas. Es tan sencillo como poner “tal aplicación para MacOS” y te dará no una respuesta, cientos. Porque si una cosa tiene MacOS es que tiene cientos de aplicaciones para todo, y muy profesional.

Las hay de pago y gratuitas, así que no temas porque no vas a tener que invertir demasiado dinero si no quieres. Yo no he comprado nada para MacOS y llevo seis años metido en ese mundillo. Y te aseguro que no me falta de nada. Cosas conseguidas gratuitas, otras en promoción y otras que mejor no te cuento. En cuanto a lo básico, no necesitas invertir dinero en un Office porque en MacOS tienes un paquete totalmente gratuito con su Word, Excel y demás.

Instalación de aplicaciones.

Si hay algo que sorprende del cambio de Windows a MacOS, eso es sin lugar a dudas el método para instalar las aplicaciones. Si piensas en simplicidad, en hacerlo todo fácil, en que sea intuitivo, y todo aquello que se te ocurra, pues te quedarás corto. Instalar cosas en MacOS no es que sea sencillo, es que es insultante lo sencillo que es. Un DMG que viene a ser como una iso o un RAR. Lo abres. Un icono, lo arrastras a la carpeta de aplicaciones que te sale en la propia pantalla de instalación y listo. Ya lo tienes instalado. Es una imagen, una ISO, un icono, no hay nada más. Arrastras el icono y ya lo tienes. No vas a ver cientos de carpetas donde cada cosa se instala en un sitio diferente.

Que si “archivos de programas”, que si elijo y pongo “programas”, que si me he equivocado en una letra y tengo una carpeta nueva, y mil movidas. En MacOS eso no pasa. Arrastras el icono en aplicaciones y allí está todo. Y no está en carpetas y archivos miles, para nada. Es una imagen, no hay más. Que te cansas del programa, arrastras esa imagen a la basura y listo. Más simple imposible. Es sin duda, la mayor de las ventajas de MacOS. Me parece un acierto en todos los sentidos. Olvídate de .exe ni cosas de esas. En MacOS no existe porque no vas a poder ver archivos.

 

¿Por qué pagar más por MacOS?

Básicamente porque no tiene nada que ver en todos los sentidos. Si comparo mi antigua torre con Windows y lo que tengo ahora…, tela. No existe ruido. El diseño es espectacular. Las tareas se hacen fáciles y rápidas. El Magic Mouse es una maravilla. “Pantallazo azul” o cuelgues…, ¿eso que es? En MacOS eso no pasa. Esquinas activas…, una locura. Programas las esquinas para que haga diferentes funciones. Yo personalmente tengo una esquina para apagar pantalla, otra para abrir todo lo que tengo abierto, otro para montar escritorio y otro para ponerlo todo apaisado.

Vale, quizás en Windows ya lo hacen también, o algo similar, pero en MacOS llevamos años así. Leí en una ocasión que los que usan MacOS son más productivos que los que usan Windows. Y me preguntaba…, ¿será verdad? Pues bien, te lo aseguro. Eres más productivo porque haces las tareas más rápido al ser más intuitivo y cómodo. Eso si, hay que aprender a sacarle el máximo partido.

 

¿Todo es color de rosa en MacOS?

Para nada. Si compras un Mac con la intención de jugar ya te digo que no te lo compres. Seguramente ahora no tendrás problema, pero en dos o tres años empezarás a ir atrasado. Si algo tiene Mac es que, en no demasiado tiempo, empieza a estar atrasado a nivel hardware, pero a nivel juegos. En trabajo no vas a notar problema alguno. Yo lo empiezo a notar ahora que llevo seis años con él, y me tocaría pasar por taller a meterle un SSD y con eso ya me irá como un tiro.

Será una inversión de unos 300 euros, pero tendré ordenador para otros seis años. ¿Eso lo haces en PC? No, pues eso. Yo con mi PC lo tuve unos cinco o seis años, pero a base de meterle más RAM, más disco, cambio de gráfica y acabar con el ordenador en modo esqueleto porque se calentaba. Ventiladores ruidosos… En Mac eso no existe. No hay sonido, no hay que tocar nada. Eso si, como quieras cambiar algo…, lo llevas mal. Los modelos nuevos desde hace años vienen sellados y hacer modificaciones o sabes mucho o mejor ir a taller.

 

Piratería en MacOS.

Si eres de esas personas que le gusta pagar poco por los programas y temes que tu experiencia con un Mac puede ser traumática por el hermetismo de Apple… Nada más lejos de la realidad. En un pasado Apple era mucho más hermética. Ahora no existe ese hermetismo y vas a poder ponerle mil programas piratas sin problemas. Sólo necesitas tener buenas páginas, que existen, y listo. Contarás con la ventaja de que no vas a tener que bajar una ISO, abrirla, buscar el instalador, ponerle el parche, ponerle la contraseña…, como mucho vas a darle a la imagen, instalar y listo.

Contraseña si tuviera (pocas veces se necesita) y ya lo tienes. Es mucho más simple que en Windows, y con mucho me quedo corto. Es mil millones de veces más sencillo y práctico que en Windows. Y a diferencia de Windows, en MacOS no se si será más seguro y libre de virus, pero al menos, te aseguro que la sensación de tranquilidad y de protección es muchísimo mejor. Apple dejó hace unos años de no permitir la instalación de software externo. Ahora lo ha vuelto a “complicar” un poco y te toca autorizar la instalación, pero vamos, que no pasa de un clic. Es todo tan cómodo en MacOS…

 

Punto a favor de MacOS.

Hay un punto a tener muy en cuenta. Windows no es que sea malo, para nada. Es más, hay cosas de ese sistema que encuentro a faltar. Como un Paint igual ya que en MacOS todo lo que hay es más profesional y menos sencillo, y un explorador de archivos similar al de Windows. En mi humilde opinión, el explorador de archivos de Windows es bastante mejor que en MacOS. Pocas cosas más encuentro a faltar. Y a lo que iba, no es que Windows sea malo, para nada. El problema es que es un sistema que instalas en un ordenador que tiene unas configuraciones a nivel hardware muy diferentes.

Cada ordenador es un mundo, una gráfica, una RAM, disco duro, todos diferentes. Y hacer que todo eso fluya en un sistema, no es sencillo. De allí los pantallazos azules, cuelgues y demás movidas. En MacOS eso no ocurre porque son sistemas adaptados a las pocas combinaciones que puedes tener. Todos están perfectamente localizados y cuando sale una actualización de software o nuevo sistema, si entras en el lote, sabes que te va a ir bien. Por cierto, los sistemas operativos de MacOS son gratuitos, otra cosa que han mejorado ya que en un pasado eran de pago.

 

Fecha de caducidad.

Es cierto que existe, pero para nada es como lo pintan los haters. Si miro mi iMac de seis años, he podido meterle hasta este último sistema operativo (Catalina). Pero no lo he hecho porque ya iba a sufrir mucho. Con el anterior (Mojave) me sobra. Quizás cuando le cambie el disco duro se lo pongo. Pero me vengo a referir que seis años con todo actualizado no está nada mal. Además, con Apple sabes cuando te va a pasar. Van quintando años.

Por ejemplo, con Catalina que ha sido el último, mi iMac ha entrado como último en años. Con lo cual, seguramente el próximo sistema ya no entrará. Pero ojo, que eso no quiere decir que no vaya a ir. Es más, tengo ambos equipos (iMac y MacBook Air) con Mojave porque me gusta mucho más que Catalina. Y ambos reciben sus parches de seguridad y demás. Una cosa es que tu sistema no se vaya a actualizar a nivel subir de versión y otra que no vayas a tener las actualizaciones correspondientes.

 

Conclusión de Windows a MacOS.

Podría alargarme muchísimo más, pero me estaría quedando muy largo. Como conclusión te diré que a mi, personalmente el cambio de Windows a MacOS me cambió literalmente la vida. Y no exagero. Estaba estancado en un sistema que ya no me sorprendía ni ofrecía nada nuevo. En MacOS entré en un mundo por descubrir y además increíble. Todo me gusta y te aseguro que no voy a volver a pisar Windows. Como anécdota te diré que a mi mujer le dieron portátil nuevo en el curro, me lo dio para que le pusiera unas cosas y no tenía ni idea de por donde cogerlo.

Estaba Windowsidiotizado por completo. Me costó una barbaridad. Y el motivo es que la adaptación a MacOS es total y la comodidad es absoluta. Sobre el precio…, es cierto que pagas mucho por un equipo de Apple, pero te aseguro que, a diferencia de los iPhone, donde te garantizo que no tengo intención de pagar lo que cuestan por mucho que me gusten, en Mac es otra historia. Pagas mucho, pero es que realmente creo que lo vale. No por su hardware y como se degradan en el tiempo si juegas, sino porque todo el conjunto es un mundo increíble. Y el tema del touch es espectacular. En cuanto a durabilidad otro puntazo.

Mi Magic Mouse tiene seis años y sin problema alguno. Eso si, chupa pilas que se las pela, pero con recargables todo solucionado. Y no te asustes, no se come las pilas en una semana, pero en tres o cuatro… posiblemente si le das mucha caña. Pero vamos, es lógico, toda su superficie es táctil y te permite hacer de todo. Y de postre te digo una cosa que no debería. Si no te adaptas a MacOS (imposible a mi modo de ver), siempre podrás ponerle a tu precioso iMac/MacBook Windows (espero que no lo hagas, sería un sacrilegio).

Lo que, si que puedes y que yo por ejemplo tengo, es una unidad virtual (mediante alguno de los muchos programas que hay) donde tengo instalado Windows por si necesito ver algo, recordar, tocar o lo que sea. Pero vamos, la tengo desde hace seis años y creo que la he usado un par de veces y por hacer el tonto. Así que no te lo pienses. Mac es para mi, la mejor de las opciones.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner