Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Contadores inteligentes pero muy tontos

25 abril, 2021

 

Hoy quiero hablaros de los contadores inteligentes y de un problema que tenemos, cuya solución debería ser tremendamente sencilla, pero que, sin embargo, se vuelve complicada. Están creciendo mucho las estafas por robo de luz, especialmente. Un problema creciente que da como resultado que el afectado, tiene que realizar un motón de trámites para justificar que le está pasando algo que no debería pasar. Y digo que no debería pasar, porque con los contadores inteligentes, en teoría, se podrían solucionar un montón de los problemas que hoy os presentamos, pero lamentablemente…, acaban por no servir de mucho.

 

Contadores del agua.

Me estoy encontrando con muchos casos donde existen estafas del agua. Es un tema complicado porque te llega una factura muy superior a lo que es normal, reclamas a la compañía del agua y empieza un complicado tira y afloja. Ellos te mandan al técnico, verifica que no hay fuga ni te la están robando, y a ver que hacemos. Tu factura normal es de 40 o 50 y de golpe te llega de 200. No hay nada raro para ellos, con lo cual, es tu problema. Es muy complicado solucionarlo ya que tendrás que meterte en pleitos que darán como resultado un costoso proceso que quizás no te compensa. Y allí es donde no entiendo que los contadores inteligentes no te ayuden. No se si habéis visto alguno, pero tienen una pantalla que indican si existe una fuga y otros datos que aparecen. Van conectados a una centralita que emite la señal para que tomen la lectura a distancia. Y aquí viene el tema. Son inteligentes para lo que quieren. De igual manera que mandan la lectura, pueden mandar el aviso de consumo poco normal.

Contadores de luz.

Ha sido la otra gran evolución. Se acabó el poner la aguja para piratearlos. Ahora se hacen otras cosas. Pero la evolución de los contadores inteligente de luz ha dado como resultado evolutivo que, a distancia, te pueden controlar y “manipular”. Por ejemplo, en la finca donde trabajo, sin notificar, sin venir y sin nada, cambiaron la potencia del contador. El ascensor no funcionaba porque necesita más potencia. Si al contador le han ordenado que a 200 salte, si el ascensor necesita 300, salta. Así que, con un clic de teclado, nos han “manipulado”. Ahora bien, te quejas y expones que han cambiado la potencia contratada porque les ha dado la gana, y tienes que presentar documentación que no tienes para volver a donde estabas. ¿Resultado? Nos tienen a su merced. Y de nuevo nos encontramos con lo mismo, contadores inteligentes para lo que quieren, porque tampoco te avisan de manipulación o consumos extraños.

 

El problema.

Ambos contadores, son capaces de emitir datos precisos y determinar que un contador no está funcionando correctamente. O que la energía que emite ha cambiado de manera extraña. En cualquier caso, estos contadores serían perfectamente capaces de chivarse cuando algo va mal, previa configuración del usuario. Es decir, si yo pago 100 euros de luz, y programo el sistema para que si me paso de 120 me avise, si alguien me pincha la luz, me voy a dar cuenta de inmediato. Lo mismo con el agua. Pese a que aquí ya supongo que es más difícil piratear…, si que es sencillo controlar consumos excesivos por pérdidas que no detectamos o cualquier otro problema. Al final, se trata de facilitar las cosas a ambas partes. Que no se generen conflictos innecesarios y que se puedan solucionar fácilmente. Y eso, señores míos…, es tan sencillo como programar el sistema para que te avise. Lo hace hasta un niño de 10 años. Si no se hace, es porque no les interesa.

 

Incomprensibles cambios.

Que vivamos en una época digital e inteligente como estamos en la actualidad, donde todo se puede medir por estadísticas y tener un control exhaustivo de casi cualquier cosa…, no puedo entender el “engaño” que hemos sufrido con ambos contadores como protagonistas. El del agua, al final no nos ha cambiado prácticamente nada. La pantalla identificativa que tienen, no solemos verla porque los contadores suelen estar en la planta baja de los edificios. Yo por suerte, tengo acceso diario a ellos y pese a que no estoy mirándolos, si que en alguna ocasión que había fuga de agua, la hemos detectado fácilmente. Incluso diría que la compañía te avisa en caso que suceda. Es decir, tienen chivatos que te informan, pero cuando quieren o les interesa.

 

Mala praxis.

No entiendo que te tengas que meter en pleitos por facturas erróneas y que nadie interfiera. Recuerdo el caso de una señora que hace no demasiado, le cobraron una factura que equivalía a llenar no se cuantas piscinas olímpicas cuando la señora apenas consumía agua. Es evidentemente una mala praxis por parte de la compañía, que sabe perfectamente que ese consumo no es normal, y pasa de decir nada. Y precisamente lo que intento exponer es que las compañías, especialmente del agua y de la luz, deberían tener estadísticas que ante cualquier cosa fuera de lo habitual, te avisaran antes de que la pelota se haga tan grande que no se pueda solucionar. Los contadores inteligentes deben ser eso, inteligentes. Pero para todos, no solo para la compañía.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts