Comida a domicilio, reglamentación urgente

 

No se si sois de pedir mucho comida a domicilio. Nosotros la verdad es que si, y durante el confinamiento hemos sido buenos y hemos hecho bondad. Ahora a retomar el ritmo y la historia que os traigo hoy es personal y me ocurrió ayer al mediodía. Pedimos comida al Burger King, directamente a través de la pagina, nada de intermediarios. Pues bien, el pedido tardaba sobre los 20/30 minutos en llegar. ¿Sabéis cuanto ha tardado al final en llegar el pedido? Una hora y media larga (más tarde de la hora establecida). Impresionante. No se como sois de constitución, pero a mi el tema de esperar para comer me pone de muy mala leche y hace que se me pase el hambre. Es evidentemente, lo que me ha ocurrido después de esperar tres veces más del tiempo estipulado para recibir la comida. ¿Qué hacemos en estos casos? Lo analizamos, pero como siempre…, mis podcast. Hechos con mucho cariño a diario os acerco las noticias habladas en vez de escritas, con sus matices y su estilo. Os lo recomiendo. Aquí uno de ellos y al final del artículo o en tu app buscando LaTeclaTec los tienes todos.

Ir a descargar

Necesitamos unas normas.

Me parece bien que cada empresa, de manera interna, siga su política. Pero es elemental que todo esto esté regulado para evitar que se cometan injusticias como las que se cometen. No se si estáis familiarizados con los niños, pero os aseguro que tener a uno de 3 y otro de 6 durante una hora y media sin comer fuera de la hora que les toca, es complicado, muy complicado. Pues eso es lo que hemos tenido que vivir. Y lo triste es que tras 50 minutos, la primera reclamación nos dicen que la comida ya había salido y que el retraso se debía a que sólo les quedaba un repartidor. Genial. Como si eso me importase mucho. Si tienes sólo un repartidor es tu problema. No aceptes pedidos si no los puedes satisfacer. Es injusto. Pero todavía lo es más que ese “ya ha salido” en verdad es un “está en otro cliente y todavía ni ha recogido tu pedido”. Y esto obviamente no me lo han dicho, lo he deducido yo dado que la distancia que hay que recorrer con vehículo propio es infinitamente inferior al más de media hora que me tocaría esperar después de esa llamada. Nadie lo regula, es vergonzoso.

Normas claras, esto no es normal.

Lo peor de todo es que nosotros, como clientes, salimos perdiendo siempre en el caso de incidencia. Todos los sitios de comida a domicilio, tienen un temporizador que te dice lo que tardará en llegar el pedido. No es normal que la aplicación deje de ir, que tu comida no llegue, y que si has elegido ese sitio porque te ponía 20 minutos y no otro que ponía 45, se demore más tiempo de lo estrictamente normal. Y esa normalidad es un retraso de 5 minutos, si me apuras 10. Pero los trayectos están calculados y si tu pedido tarda más de una hora y media del tiempo estipulado, es que algo han hecho mal. Y suerte que ha llegado, porque ya nos ha pasado de esperar más de una hora y al final acabar llamando y diciendo que no saben donde está mi pedido y que lo cancelan. Es indecente. No me sirve una devolución de dinero, porque ya no tengo hambre o no podré comer. Debería existir una compensación estipulada en todos estos sitios de comida a domicilio.

 

¿Cuáles deberían ser las compensaciones?

Es difícil saberlo, y como digo, a nivel interno cada empresa hace lo que quiere. Es por eso que debería existir un reglamento establecido. En plan de si superas los 10 minutos del tiempo estipulado, compensación económica del total de tu factura. Si te esperas 15 minutos más del tiempo acordado pues el 50% del total de tu factura. 30 minutos el 75% del total y más de media hora fuera del plazo establecido, devolución total. Y hablo de cash. Nada de descuentos miserables. En muchas ocasiones me ha pasado. Me traen la comida una hora y media más tarde y me dicen que me hacen un bono de 5 euros para próximos pedidos. La p…que los parió…, si no te voy a comprar más, que demonios. Eso y nada es lo mismo. Me parece una auténtica tomadura de pelo que encima que te la lían, vengan de señores cuando en verdad lo que hacen es tomarte el pelo.

El engaño debería estar penado.

Creo que las empresas de comida a domicilio, deberían ser penalizadas por algún organismo que se encargue de proteger al cliente ante prácticas abusivas como la de engañar deliberadamente ante un problema de pedido no entregado. Como me sucedió a mi, en muchos casos, cuando llamas a la empresa que te trae la comida porque no ha llegado tu pedido, te dicen que el pedido está en camino cuando en muchos de esos casos, ni lo han preparado porque se les ha pasado o porque van saturados. Un sitio de comida a domicilio puede aceptar pedidos sin parar, contando que en la mayoría de casos también atienden a sus comensales físicos, y no tienen límite. Aceptan pedidos y pedidos y luego pasa lo que pasa. La única forma de proteger a los legales, es que un sistema externo gestione de manera unificada todo este negocio.

 

Pedidos de dudosa calidad.

Un tema que me preocupa extremamente es el de los pedidos que llegan. En muchas ocasiones, esos pedidos vienen abiertos, es decir, que en la bolsa la persona que te lo trae tiene acceso para poder hacer lo que quiera. Normalmente no pasa nada, pero ya sabemos que existe un tanto por ciento de la población que está tarada y podría tocarte a ti y que te haga alguna perrería. Para evitar esto, porque seguro que ha habido casos de “sipi” en la comida, o cosas peores, muchos o la mayoría de servicios de comida a domicilio, cierran las bolsas que traen. Pero el cerrar esas bolsas va a traer tarde o temprano algún problema grave. Y lo digo porque las bolsas se cierran con grapas en muchos casos, y al abrir la bolsa muchas de esas grapas salen despedidas al interior pudiéndose quedar en la comida. Tarde o temprano alguien sufrirá un percance con una de estas grapas, tiempo al tiempo.

 

Conclusión sobre la comida a domicilio.

Está claro que en la mayoría de casos no hay problema y tu pedido llega con normalidad. Pero a diario estos problemas que comento suceden y muchas veces. Son muchos los que hacen pedidos y un tanto por ciento tienen problemas. Localizar y filtrar a los que lo generan debería ser la máxima del resto que se llevan mala fama por lo que hace un loco. El cliente debe estar protegido. No es normal que tu comida llegue una hora y media más tarde de lo normal y que no exista ni una disculpa, que de poco sirve, pero al menos te humaniza. En este caso concreto, tengo claro que la devolución del total de la compra, teniendo la comida servida, debería ser un mínimo. Y que en casos donde ni se entrega, como poco se debería devolver el doble del importe gastado. Y no es exagerado. Me parece increíble que te quedes sin comer y que se salde con la devolución del importe. Eso no es compensación alguna. Lo malo es que esto nunca va a cambiar porque las empresas que manejan todo esto tienen ya mucho poder y tienen el negocio de las entregas a domicilio. Entre dos o tres, manejan más de la mitad de los envíos a domicilio, y así poco vas a poder hacer. Pero quizás ese poco es mucho ya que tienes perfectamente localizado el mayor trafico de comida. Con lo cual, poner supervisores y controladores en estos negocios, debería ser fácil.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner