Comida a domicilio y paquetería, ¿que sucede?

 

Este fin de semana me ha pasado algo curioso, que creo que vale la pena comentar porque es un escenario que por desgracia, lo vemos muy a menudo, y no solo con empresas de comida a domicilio y paquetería. En demasiados ámbitos estamos viendo un escenario complejo, donde se están vulnerando un montón de normas y que por desgracia, no solucionamos. Hoy quiero hablaros de como ciertas empresas, o mejor dicho, sus trabajadores, hacen lo que les da la gana, cometiendo actos delictivos y que tienen como consecuencia unos escenarios complicados. Empresas de comida a domicilio que por permisibilidad, trabajan con varias empresas subcontratadas, y un montón de escenarios complejos que dan como resultado una mala experiencia. Vamos a darle una vuelta al tema, pero antes…, mención al usuario patrocinador de esta semana, Juanjo, que, con sus aportes económicos sin invertir un solo euro, consigue que la web siga potente. ¿Cómo? AQUÍ TE LO CUENTO. Anímate y forma parte de los colaboradores solidarios.

 

El problema.

El viernes pedimos comida a domicilio, concretamente a través de Uber. Pues bien, la sorpresa fue mayúscula cuando llegó a casa un repartidor de Deliveroo. Y eso me mosquea porque es una práctica demasiado habitual, y no solo en este sector. Por ejemplo, el otro día me trajeron un paquete, y la chica que lo traía, le hizo una foto a la etiqueta y apuntó a modo nota mi nombre y DNI. Me pareció extraño, pero esa extrañez se convirtió en indignación cuando dos minutos después, me picó otra vez, ahora con otra persona y me pedía escanear otra vez el paquete. ¿Qué sucedió? Pues claramente que esa persona era la pareja del repartidor que le ayudaba a hacer entregas y hacía fotos de los códigos para que luego escaneara su pareja los códigos. Obviamente, un delito y una irregularidad a todos los efectos. Pero aquí no pasa nada, cada uno hace lo que quiere. No veo normal ni ético que pida comida a Uber y me la traiga Deliveroo.

Falsa moral.

Me ha indignado especialmente un usuario de twitter que me acusaba de comprar a empresas evasoras de impuestos y que se pasan las leyes del mercado laboral por el forro.  Primero, porque el usuario en cuestión, es un CDR (Comité de Defensa de la República) que precisamente no son los más indicados para dar clases de moralidad, cuando muchas de sus actuaciones son más que polémicas. Pero oye, cada uno que piense lo que quiera, pero que me vendan falsa moral y que me den cursos de ética empresarial…, como que no. Hasta allí podíamos llegar. Ahora resulta que tenemos que pedir un certificado de calidad empresarial para poder comprar en un sitio u otro. No puedo entender este tipo de ataques a empresas, que nos pueden parecer más o menos buenas, pero al final son empresas que tienen una actividad comercial reconocida y teóricamente regulada. Que hay cosas que chirrían…, pues como en todas las grandes empresas.

 

Mi rechazo al caso.

Mi principal preocupación con el tema de la comida a domicilio, entregada por un rider de Deliveroo habiendo pedido comida a Uber, viene porque en las últimas fechas, se han multiplicado por mucho las quejas e incidencias por riders precisamente de Deliveroo y su falta de profesionalidad con la entrega de los pedidos. Parece ser que, viéndose fuera, ya que Deliveroo cierra, algunos de ellos están manipulando pedidos, entregándolos poco enteros, con falta de productos porque se los han comido y muchas otras cosas. Con esto no estoy generalizando, para nada, simplemente hablo de una realidad que estamos viviendo. Y si por comprar a una empresa concreta, no tengo derecho a quejarme porque es una empresa antipática para grupos concretos…, mal vamos. Insisto, nadie debería tener derecho a juzgarte por comprar en una empresa u otra, siempre y cuando sean legales, y en este caso, lo son. Con lo cual…, la moralidad mejor la dejamos para otros sitios.

 

Solución.

Pues lamentablemente no existe una solución sencilla. Ese rider, seguramente lo que hace es estar trabajando para varias empresas y cubriendo las necesidades puntuales de cada una de ellas. Es una actividad que personalmente creo que debería estar más regulada. Estamos hablando de comida a domicilio, con la importancia y responsabilidad de los pedidos que se les supone. Ya se ha tenido que dar el paso de precintar esos pedidos, precisamente porque ciertos riders, en vez de buscarse un trabajo más remunerado y agradecido, pagaban su frustración con los clientes. Y con este tipo de gestiones, no ayudan. Porque si yo soy uno de esos usuarios que ha tenido problemas con Deliveroo, que como digo son muchos, no tengo porque recibir a un rider de Deliveroo cuando he pedido comida a Uber. Así que la solución pasaría por matizar quien realizará la entrega, algo que nunca se hará, así que me da que seguiremos igual.

 

El problema del mensajero.

El otro caso que contaba, junto al de la comida a domicilio, es todavía más grave, porque esa persona que me entregó el paquete, evidentemente no era la titular del puesto de trabajo, era ajena a él, con lo cual, está incumpliendo un montón de leyes y se puede buscar un problema muy gordo. Por no hablar de que esa persona que mete a otros a ayudarle con su trabajo, lo que está haciendo es competencia desleal y está quitándole el trabajo a muchos otros que quieren trabajar, pese a las condiciones lamentables de todo este tipo de empresas, y no puede porque esa persona se está saltando la normativa laboral. Si nuestro país fuera más serio, tal cual me pasa eso, en la aplicación le doy a denunciar, y debería pasar algo. Pero al final, esa empresa aprueba cualquier tipo de ejercicio laboral que les beneficie. Porque yo que he pedido a Amazon, acabo recibiendo el paquete de una empresa subcontratada que busca hacer el máximo de pedidos posibles.

 

Conclusión.

Entiendo, incluso comparto, la indignación del usuario entorno a la actividad laboral de este tipo de empresas. Incluso me apena saber que ese usuario, que me ataca sin consideración y sin conocerme, es una persona más bien cercana ya que por lo que he podido ver de ella, compartimos amigos comunes. Pero lamentablemente, la culpa no es de la empresa, sino de los dirigentes de este país que no les ponen las cosas claras. Amazon, Deliveroo, Uber… son empresas que monopolizan los sectores laborales. Muchos pequeños se asocian con ellos con condiciones lamentables porque aglutinan la mayor parte del mercado. Es la oportunidad perfecta para que se les exijan unas condiciones. Que se les obligue a matizar quien hace las entregas, controlarlo todo bien. Porque al final, tienes todo un negocio centralizado y que si quieres, lo puedes controlar. Pero por desgracia no se hace. Y eso da pie a que gente como los de Twitter, vengan a atacarme a mí, que posiblemente soy el menos indicado para recibir, ya que solo expongo un caso que le pasa a miles de personas. Si soy más malo que ellos por comprar en sitios de comida a domicilio, por comprar en Amazon y similares…, pues vale, soy malo malísimo. Pero quizás esas personas que van queriendo dar clases morales, deberían pensar en las empresas que fabrican esos teléfonos que usan para enviar esos mensajes hirientes, porque muy transparentes y correctas en lo que hace referencia al tema laboral y similares no es que sean. Pero bueno, que me parece bien que cada uno diga lo que le venga en gana, di que sí. A mí, siempre que sea con respeto y que aporte algo…, bienvenido sea.

 

Colaborar es fácil, gratis, ¡y tiene premio!

Las comisiones de Amazon nos permiten mejorar cosas de la web y garantizar la existencia de LaTeclaTec durante más tiempo. Probar servicios como Audible, que son Audiolibros y podcast premium, que os ofrecemos TOTALMENTE GRATIS, nos permiten esas mejoras. Anímate y prueba el servicio. Nos da igual si lo usas poco, nada o mucho, nosotros cobramos la comisión con el alta mediante ESTE LINK, gracias al cual, estarás colaborando de manera muy potente a mejoras de LaTeclaTec. Otro muy potente es el de Amazon Music que tenemos durante tres meses también gratis y encuentras en ESTE LINK.  Gracias por tu ayuda. Si quieres colaborar de otras muchas formas, todas gratuitas… aquí te contamos como LINK. Todas las suscripciones se pueden cancelar en el momento que quieras y si necesitas asesoramiento no dudes en contactar conmigo en TELEGRAM o mediante cualquier otra vía. ¿Y el premio? Pues ser de LaTeclaTec Premium y muchas ventajas que tendréis los que colaboréis. No te lo pienses, no te cuesta nada y nos ayudas muchísimo.

 

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner