Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Golpe maestro de Netflix con Cobra Kai

1 septiembre, 2020

 

Hoy la cosa va de golpes. Concretamente el que ha asestado Netflix al mundo de las series con la adquisición de Cobra Kai. Seguramente estos días, hayas oído hablar de esta especie de continuación de la primera película original de Karate Kid. Pues bien, una serie de buenas decisiones han hecho que un producto que fue creado o mejor dicho, producido por YouTube, al final haya pasado a manos de Netflix y no sólo ha conseguido hacerlo rentable, sino que le ha dado más vida de la que iba a tener. Hoy toca hablar de Cobra Kai, una serie que seguramente a niveles visuales, técnicos, interpretativos y demás movidas, no sea de lo más, pero te aseguro que si tienes una cierta edad…, digamos que a partir de unos treinta y pico en adelante, vas a flipar.

 

¿Golpe maestro?

Hablo de golpe maestro porque Cobra Kai, es una serie que fue producida por YouTube Red. Es decir, unos directores, que por cierto, tienen un repertorio cinematográfico más que escueto y cuestionable por calidad, presentan esta idea de recuperar el guion original y darle una continuidad. Empiezan a picar puertas, para ver quien quiere producirla, es decir, poner la pasta, y YouTube Red es la que le da el visto bueno. En 2018 se presenta la serie, y es renovada para una segunda temporada. Llegados a este punto, YouTube da por concluido el proyecto, es decir, deja de poner pasta para la serie. Es aquí cuando aparece Netflix y se hace con la serie. El resultado ha sido que se ha convertido en la gran sorpresa en cuanto a presentaciones y ya ha sido renovada para una tercera temporada. Ha pasado de salir en YouTube Red y que nadie hable de ella, a salir en Netflix y que todas las críticas la ponen por las nubes.

La serie.

Cobra Kai narra la vida de los dos protagonistas de la película original, William Zabka como Jonny Lawrence y Ralph Macchio como Daniel LaRusso. Dos historias con caminos muy diferentes ya que Daniel LaRusso aparece más de 30 años después como un hombre adinerado donde los negocios le han ido muy bien. En el lado opuesto tenemos a Lawrence el cual no atraviesa por el mejor momento de su vida, alcohólico y con un hijo adolescente al que no cuida ni ve desde hace años. La serie es amena y ágil de ver ya que cada episodio tiene una duración de unos 30 minutos. Se agradece este tipo de formato ya que permite consumir mucho contenido en poco tiempo. Cada vez me gustan más las series que duran 20/30 minutos por capítulo en comparación a las que son de 40/60 minutos. Es una serie que está argumentada en clave de humor, con lo cual, pese a la dureza de la situación personal que vive cada uno de los personajes, siempre hay un toque de humor en sus argumentos que se agradece.

Las entrañas de la serie.

Vais a flipar. Los creadores de la serie son tres personajes que tela. Josh Heald no tiene mucha trayectoria y se le conoce por ser guionista de alguna película de corte bajo. La más sonada es la de “Jacuzzi al pasado”. Por su parte, Jon Hurwitz y Hayden Scholossberg, también tienen una trayectoria discreta. Son dos amigos que han estado detrás de las cámaras dirigiendo películas como American Pie: El reencuentro o Dos Colgados muy fumados. No tienen gran cosa más por no decir nada. Es decir, nos encontramos con tres personajes cuya trayectoria es escasa o prácticamente nula, pero con una idea clara. Revivir una historia de hace casi 40 años. ¿Quién les va a hacer caso? Pues estaba complicado porque los derechos estaban repartidos entre varios. Y entre unas cosas y otras…, ¿con quien acabaron hablando? Con Will Smith. ¿Sorpresa? Pues no debería. La productora de Will Smith tiene los derechos de la película del 2010 y por ende, derechos de explotación de la idea. Es por eso que si miramos un poco más allá, vemos el nombre de Will Smith como productor. De los dos protagonistas, tenemos una cosa en común. Ambos han hecho mucho o bastante cine, pero entre los dos, no reunimos ni una película conocida o que haya sonado un poco y hablamos de que han hecho entre los dos más de 40. Dos vidas muy paralelas a nivel profesional donde Karate Kid los dejó demasiado marcados, como les ha pasado a muchos “niños prodigio” o protagonistas de películas demasiado exitosas que les etiqueta de manera indiscriminada.

 

La bofetada en toda la cara.

Como a muchos de vosotros os habrá pasado, a mi Cobra Kai me ha dado una buena ostia en la cara. No he seguido la trayectoria de ambos actores, como os habrá pasado a muchos o la mayoría de vosotros ya que dudo que hayáis visto alguna de sus “exitosas películas”. Así que ver a esos dos adolescentes 36 años después…, ha sido un duro golpe. Especialmente por lo cambiados o “cascados” que los he visto. Sinceramente ha sido un soplo de aire fresco ver como hemos envejecido unos y otros. Vamos, que no es por tirarme flores, pero desde luego si me comparo con alguno de ellos, digamos que dicho finamente…, están muy gastados. Cuesta incluso asociarlos con lo que fueron, y es que señores, han pasado casi 4 décadas. Nos hacemos mayores y la verdad, ha sido una enorme sorpresa verlos tantos años después.

¿Por qué lo dejó YouTube Red?

No estamos hablando de que YouTube decidiera dejar la serie por no ser rentable. Para nada. Contaba en su estreno con más de 55 millones de visualizaciones, convirtiéndola en su mayor éxito. Pero decidieron dejar de producir series. Y ese es el motivo por el cual no continuaron después de la segunda temporada. Para los actores, fue la mejor de las noticias poder hacer esta serie. Primero para salir producciones de medio pelo, y que me disculpen los ofendidos, pero es la realidad. No han hecho nada relevante a nivel cinematográfico, y eso, para un actor, es lo peor. Aunque es cierto que para mi, un buen actor tiene que tener en su filmografía, una gran película, y os gustará más o menos, pero Karate Kid, por la importancia que ha tenido, ha sido una de las grandes. Pero lo de YouTube se acabó, y para los actores, seguramente fue un “volver al agujero”. Pero… apareció Netflix, y no veas como ha golpeado.

 

El poder de Netflix.

Que llegue Netflix con su talón casi en blanco y te produzca la serie, es lo mejor que te puede pasar. Vas a tener un amplio presupuesto y una repercusión que no se tiene en otros lados. Sólo hace falta ver lo sucedido con Cobra Kai en los últimos dos años. Ha sido un éxito a nivel números para YouTube pero sin embargo, si preguntamos a nuestro círculo, pocos sabrán lo que era. Ahora haces la misma pregunta y todos o muchos saben lo que es. El efecto Netflix tiene estas cosas. Y no es la primera vez que pasa. Recordemos que series como La casa de papel, Toy Boy, Vis a Vis, The Last Kingdonm o The black list, fueron inicialmente producidas por otros y Netflix las repescó para darles una repercusión muy superior y continuarlas con enorme éxito. Saben lo que cogen y saben la repercusión que le pueden dar. Seguramente el éxito más rotundo a nivel nacional ha sido “La casa de papel” que ha pasado de estar en Antena 3 con una repercusión concreta, a estar en Netflix (3 y 4ª temporada) con una repercusión brutal, llegando a ser una de las grandes series exportadas con enorme éxito.

¿Vale la pena ver Cobra Kai?

Sin lugar a dudas…, vale mucho la pena. Sólo por el impacto que se produce, mezclando melancolía por lo pasado, ver recuerdos que te muestran de la primera película, asociarlos al personaje que nos muestran, ver como han cambiado sus vidas, sus aspectos físicos…, todo el conjunto, si has visto Karate Kid y te gustó la película, indiscutiblemente te va a enganchar la serie. Y digo enganchar, porque gustar ya es a gusto del consumidor. A mi personalmente me parece una serie que en muchas ocasiones me resulta cutre por ciertas escenas innecesarias, otras de carácter demasiado infantil y en ocasiones demasiado cargada de humor innecesario, pero en el conjunto creo que la crítica es muy acertada y que su nota media de 7.7 suponiéndole 8 de 10 estrellas que le dan por ejemplo en Filmaffinity, es muy merecido.

 

Sorpresa y decepción.

Claramente los dos protagonistas. Mientras LaRusso me ha parecido que ha envejecido mal, pese a que físicamente está hecho un pincel, a nivel interpretativo lo veo muy poco trabajado. Y a nivel físico…, está delgado y tiene buena planta, pero madre mía lo mal que se mueve. Tengo que reconocer que llevo pocos episodios, pero ya ha dado una especie de patada voladora, que mis niños, que también lo han visto, se tiran todo el día haciendo la misma patada, y no precisamente en tono de admiración. Es más bien en tono burlesco porque la verdad…, ya podían haber cogido un doble, porque parece que se va a romper la cadera el pobre. Respecto a Lawrence…, tengo que reconocer que me ha chocado lo desmejorado que está, pero claramente es parte de lo que nos quieren enseñar, y entiendo que es una personalización del personaje muy buena. A nivel interpretativo y físico, pese al cambio, se le ve mucho mejor que a LaRusso, y eso tiene narices, porque precisamente lo que se vende es todo lo contrario. Pero me ha parecido que el aspecto global de uno y otro, pese a que ambos están muy cambiados…, creo que la vida (real), le ha favorecido más a Lawrence que a LaRusso. En definitiva, Cobra Kai es una serie para los más nostálgicos que no os dejará indiferente.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts