Saltar al contenido
LaTeclaTec

El cinismo por bandera, damos asco

3 mayo, 2022

 

En más de una ocasión he mostrado mi disconformidad con la raza a la que represento. Creo que somos un cáncer para el planeta, y continuamente lo demostramos en muchísimas facetas de la vida. Es cierto que la gran mayoría es gente buena que vive en paz y sin hacer daño, al menos intencionado. Pero por desgracia, el pequeño tanto por ciento que vive al margen de la ley, haciendo y generando problemas y destruyéndolo todo a su paso, hace demasiado ruido, y cada vez aumenta en número. Hoy quiero hablar del cinismo que existe en los medios de comunicación, internet, televisión, cine, radio… Un cinismo del que por desgracia, todos participamos de manera directa o indirecta.

Visitar LaTeclaTec con bloqueadores de publicidad, es cómo ir a comer a un restaurante e irte sin pagar la cuenta. Eres libre de hacerlo, pero ponernos en la lista blanca de bloqueos hará que lo poco que se gana con tu visita, valga la pena. Por otro lado, usar navegadores como DuckDuckGo, hacen que tu visita, sea del todo innecesaria en términos internos. No dejas rastro, no sabemos que te ha gustado de la web, no podremos intuir que te gusta para ofrecértelo. Tenlo en cuenta y por supuesto, visítanos como quieras, pero siempre preferiremos un lector que nos dé pistas a uno que no nos de absolutamente nada. Espero que disfrutes del contenido, lo veas de la forma que lo veas, un saludo.

 

Johnny Depp y Will Smith.

Vamos a tener que centrar el caso en Johnny Depp. Y lo hacemos, porque es el máximo exponente de lo que es el cinismo. Primero vamos con Will Smith, porque pasaremos más de puntillas. A nadie se le escapa lo que pasó en los Oscar. Curiosamente, ha sido de las galas más comentadas de las últimas décadas gracias a lo que pasó, porque de otra manera, era una gala casposa y cada vez más innecesaria. Pues venga, vamos al cinismo por bandera y es que “gracias” a la bofetada, que a día de hoy seguimos sin tener claro si fue de broma o en serio…, los acontecimientos no han parado de sucederse. De entrada, Bad Boys 4 y una película que tenía firmada con Netflix, se han cancelado. Por otro lado, está en el aire ver qué pasa con Soy leyenda 2. Tampoco tenemos claro si se estrenará un proyecto que había para Apple+ llamado Emancipation. ¿Por qué pasa esto?

 

Las marcas se apartan.

A la que hay un escándalo de cualquier índole, sea leve o muy grave, las marcas suelen dar la espalda al que hasta ese momento, ha sido su gallina de los huevos de oro. Lo hemos visto en infinidad de casos, y por desgracia, en muchos de ellos, se hace de manera injusta porque el acusado acaba absuelto. Pero eso da igual, la opinión pública ya ha dictado sentencia, y las marcas no quieren estar con una persona de la que hay un runrún de violador, asesino, agresor, estafador o similares. Da igual si el que te ha acusado lo ha hecho por despecho, el cinismo de esas empresas es máximo y no quieren que exista relación. Es lo que le está pasando por ejemplo, a Will Smith al cual le han cerrado todas las puertas y veremos cuando o como se le abren, o a Johnny Deep, que a mi entender, es un caso todavía más sangrante.

 

El caso Johnny Deep.

La verdad es que no había seguido nada del caso. Es más, sabía que se estaba rodando la sexta entrega de Piratas del Caribe, donde no salía Johnny Deep, que es el principal reclamo y protagonista de las cinco anteriores. Tampoco había indagado sobre el tema, ya que me da igual la vida privada de los actores. El tema es que de rebote, empecé a ver noticias en prensa y redes sociales sobre el caso, y empecé a verlo por encima. Tremendo todo lo que rodea a este caso. En resumen, Johnny Deep y Amber Heard estuvieron 5 años juntos, se casaron en 2015 y en 2016 Amber ya presentó los papeles de divorcio. Hasta aquí nada exageradamente anormal entre la farándula hollywoodiense. Lo fuerte viene ahora. Durante ese periodo, empezaron a volar denuncias de la actriz hacia Johnny de malos tratos, abusos y movidas varias. La cuestión es que ahora se está celebrando el juicio, y tal y como va…, todo apunta a que Johnny que era el verdugo, según lo expuesto por la actriz, va a terminar siendo la victima ya que las pruebas presentadas, con audios y movidas de todo tipo, dejan claro quién es quién en esta historia.

 

El problema.

Dejando cotilleos aparte…, el tema es que a Johnny Deep, desde que empezaron a salir las acusaciones, se le cerraron todas las puertas, y no solo del cine, sino de publicidad y otras varias. Muy pocas mantuvieron sus acuerdos con el actor, y eso, evidentemente, le ha supuesto unas pérdidas millonarias. Y aquí es donde el cinismo de las empresas y marcas llega a límites insospechados. Desde el momento que suena el runrún, se apartan. Conservadores ellos, faltaría más. Pero es que ahora que se va a demostrar que es inocente…, ¿qué pasa con todo lo perdido? Disney se está metiendo en un lío bueno y es que se está haciendo viral en redes sociales, como usuarios se dan de baja de la plataforma y en motivos de la baja, ponen cosas como Jack Sparrow siempre vivo o cosas por el estilo. Esto viene a colación del tema que comentábamos de que no sale en la sexta entrega.

 

Disney y su falta de moral.

El tema es que Disney ha dado la espalda a Depp, pero lo ha hecho de manera ruin y rastrera. Porque lo ha apartado de la saga que claramente él ha llevado a donde ha llegado, pero sin embargo, en el tema merchandaising, siguen cobrando y ganando dinero a su costa. Es un poco cínico y de mucho cinismo, apartar a un actor que encima va a ser declarado inocente, por muchas pruebas que lo demuestran, y sin embargo, le arruinas la carrera. Que ojo, con esto no estoy exculpándolo, ni mucho menos. Lo suyo tendrá. Pero está claro, según lo que hemos ido viendo, que es más víctima que verdugo, y no puede ser que las empresas, rompan contratos y dejen como a un apestado, a gente por el simple hecho de estar denunciados.

 

La hipocresía por bandera.

Hay casos y casos. Por ejemplo, Kevin Spacey es uno que deja claro la hipocresía del cine entre otros. En 2017 saltó el escándalo de abusos y otras movidas. Fue declarado culpable y como consecuencia de eso, se le cerraron todas las puertas de Hollywood, dejando por ejemplo, su papel protagonista en House of Cards la cual siguió una temporada más ya sin el actor. Por cierto, la productora le denunció y ganó una sentencia de muchos ceros. Pues bien, ahora que ha bajado la marea, Kevin vuelve a trabajar. ¿Veré sus películas? Pues es algo difícil de contestar. Normalmente no sigo la vida de los actores, con lo cual, lo que hagan fuera del escenario me da igual. Pero no soy ajeno a la actualidad, y lo de Kevin sonó demasiado. No seré yo quien ahora queme sus películas si las tuviera, o hablara pestes de Kevin como actor. Lo que pase desde el momento que sale a la luz en adelante es lo que puede modificar mi opinión o reacción hacia él, no antes.

 

¿Reacciones desproporcionadas?

El tema es valorar hasta qué punto es normal la toma de decisiones de la gente respecto a los escándalos de la gente. En el caso de Johnny Deep, que muchos le dieran la espalda, retiraran sus películas, contratos, ensuciaran su imagen…, porque una chica sale diciendo que ha pasado esto y aquello…, me parece mal. Y me lo parece por una sencilla razón, donde queda eso de… “todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”. ¿Ya no existe? En qué momento de la vida hemos perdido esa base. Hemos visto casos y casos donde se ha acusado a famosos, millonarios o similares, por el simple hecho de hacerles daño tras una rotura, infidelidad o similar. No puede ser que ante una acusación, por muy clara que pueda parecer, sentenciemos a la persona. ¿Quién le devuelve ahora a Johnny Deep todo lo perdido? Es muy injusto. El cinismo del mundo en general llega a extremos preocupantes. Con Kevin ya se vio. Sale una a denunciarlo y empiezan a salir casos y casos. Todos lo sabían pero todos callaban porque querían estar en la cima, al lado del éxito. No me parece ni medio normal. Eso sí, cuando empieza la marea de mierda a correr…, entonces todos se suben al carro. Es todo demasiado cínico y falso.

Todos somos culpables.

Desde el que recibe abusos pero sigue al lado de la persona que abusa porque quiere, porque no sabe estar separado de la persona, porque pese a estar mal vive muy bien o cualquier otro motivo, pasando por el que da trabajo al que sabe que no está teniendo una actitud correcta, pero como le genera mucho dinero se calla, pasando por cada uno de nosotros, que a plataformas con Disney, no se hace de manera masiva lo que están haciendo algunos, que es exactamente lo mismo que hicieron ellos con él sin una sentencia firme, que es darle la espalda…, pues vamos mal. O todos moros o todos cristianos. Tú le diste la espalda al que te estaba llenando los bolsillos porque podía ensuciar tu imagen, y ahora nosotros tenemos que quedarnos contigo y no darte la espalda una vez está a punto de quedar claro que es una acusación falsa o poco clara. Pues no señores. Todos deberíamos darle la espalda a Disney, porque es el caso, lo mismo con cualquier otra. Y quizás así aprenderían a no anticiparse a los acontecimientos. Le retiras del circo que tienes montado una vez hay una sentencia firme, nunca antes.

 

Las redes sociales son las más culpables.

Lamentablemente, las redes sociales tienen gran parte de la culpa de todo. Nos debemos a ellas y las tomamos como referencia para cualquier cosa. Hacen mucho daño y rompen relaciones, profesiones y de todo. Las marcas se deben a ellas, y como empiece a correr la voz de algo malo sobre alguien, la retiran o dejan de darle proyectos sin importar si la causa es real o no. Estamos tan condicionados por las redes sociales que da asco. Yo lo he vivido en primera persona. Repudiado de una red social porque un tarado mental, rencoroso conmigo por tonterías, empezó una campaña de desprestigio que dio como resultado que muchos lo creyeran. Suplantación de identidad y ensuciar mi imagen de una manera descomunal. El problema es que luego la persona que se cree las tonterías que le cuentan mi supuesto yo, lo esparcen por las redes sociales, y el resultado es catastrófico. Te quedas con la etiqueta de malo y no te la sacas, o te cuesta mucho quitártela. Es una lástima que las redes sociales funcionen así y que estemos todos y cada uno de nosotros tan desamparados.

 

Vivir ajeno, difícil pero no imposible.

Yo tengo que reconocer que era un cotilla de la ostia. Me encantaba la prensa del corazón, programas de cotilleo y demás. Así que ahora criticarlos, pese a que podría porque no me gustan nada, sería muy cínico por mi parte habiendo estado en el ajo. Pero sí que os diré que llevo muchos años alejado de redes sociales (a nivel cotilleo), de programas de todo tipo y tengo que decir que se vive de la leche. Es sorprendente estar alejado de todo eso y vivir tan feliz… Lo que os comentaba de Johnny Deep. Es que no tenía ni idea de lo que había pasado. Se lo comento a mi madre el otro día y no veas. Que si la chica había salido con un moratón en la cara, que si había hecho esta denuncia, esa otra, aquí, allá… se sabía media vida de ellos. Tremendo. Y yo sin saber nada. Soy uno de los que seguía House of Cards. Pues bien, la dejé en standby por circunstancias ajenas al caso Kevin. Ni lo sabía. Es más, me enteré mucho después de rebote porque salió en las noticias que es de lo poco que veo de la tele convencional. ¿Hago mal? Pues yo creo que no. Al final, entiendo que cada uno tiene su vida y hay que respetarla. Que es un asesino, maltratador, o similar…, que se le juzgue y entonces se le retire del panorama, pero antes…, yo no lo haría.

 

¿Dejaré de ver Disney?

No. Y me explico. Formo parte del cinismo que he estado comentando durante todo el artículo. El tema es saber hasta qué grado llega el tuyo. El mío, intenta estar lo más bajo posible, pero no voy a negar que fallo en muchos aspectos. Y en este, es uno de ellos. No me importan las personas como tal por sus vidas sino por sus actos. Me cuesta generar empatía con la gente, mucho más que cuando era joven. Al final, prefiero que cada uno haga lo que quiera (dentro de la legalidad) y que molesten cuanto menos posible. Con lo cual, seguiré viendo Disney porque me da igual lo que haya pasado, me da igual que le hayan hecho el feo a Deep con el tema de Piratas del Caribe, me da igual el juicio porque tengo claro que si Deep tiene las grabaciones que tiene, es porque las ha hecho sabiendo lo que estaba pasando y no lo ha querido o sabido frenar. Y como no quiero ser como ello, aprovecharme del negocio mientras me seas rentable y luego darte la patada…, pues me quedo al margen. Eso sí, entenderé a los que hagan el boicot a Disney por lo de Deep, de igual manera que entiendo cualquier otra postura. Todas son válidas en mayor o menor medida.

Colaborar es fácil, gratis, ¡y tiene premio!

Servicios como Audible o Amazon Music.  nos generan grandes aportes que invertimos SIEMPRE en la web. Colabora, avísanos y te apuntamos en la lista para conseguir premios. Aquí te lo contamos todo. Las suscripciones se pueden cancelar en el momento que quieras y si necesitas asesoramiento no dudes en contactar conmigo en TELEGRAM o mediante cualquier otra vía.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts