El cine español está muerto

Dejemos eso de que el cine español es bueno, de calidad, muy potente… Es cierto, pero más cierto es que todo eso, se sostiene por muy pocos directores y muy pocas películas. El lastre que supone para las arcas públicas el cine español es para que alguien empiece a pensárselo dos veces. Hoy vamos a dar números, nombres y a determinar hasta que punto el cine español es lo que debería ser. Ya os adelanto que no, y que mi afirmación pese a ser exagerada…, no deja de ser una realidad de la mayoría, que están más muertos que vivos.

Los números. 

Es sencillo de entender, se recaudan 81 millones y se invierten 167 millones. No hay más, el balance es negativo y, por lo tanto, no es rentable de ninguna de las maneras. Pero es que lo peor es cuando empiezas a mirar esos números y ver auténticas atrocidades. Por ejemplo, de los 504 títulos que se han exhibido durante este 2023, únicamente se salvan de la quema Campeonex (11,9 millones), Ocho apellidos marroquís (8,9 millones) y Vacaciones de verano (7,4 millones). El resto de títulos ya son cuestionables. Empezamos con los salvables, que son 16 de ellas que superan de poco el millón de recaudación. 28 superan el medio millón y 61 los 100 mil euros. Es decir, el resto, unas 250 películas, no llegan ni a los mil euros en taquilla. Y el bochorno máximo son Pieles, los días que vendrán y Sol del membrillo que no llegan a 500 euros. 

Es preocupante. 

Si quitamos a un grupo de directores que puedo contar con una mano, el resto no son rentables. Claro que te sale un J.A.Bayona, con una superproducción como La sociedad de la nieve, que es conjunta con americanos, uruguayos y chilenos, pero que tiene el sello español y se ha rodado en parte en tierras nacionales y te hace cerrar la boca, pero es que Bayona hay sólo uno, y el resto, están demostrando que no son rentables, ni que tiene sentido invertir semejante cantidad de dinero en sus proyectos. Hasta cuándo se va a seguir vaciando las arcas públicas con proyectos que son ruinosos. Esto no puede seguir así.

El despropósito.

El ministerio de cultura, destinó el año pasado, un total de 167 millones en cine, lo que suponen 71 millones más que en 2022. Esto es un 70% más de incremento, que no está justificado, y así lo dicen los números. Este incremento sale de la parte destinada al fondo de protección de la cinematografía, que pasa de 65 millones a 106, que están destinados a la financiación de convocatorias de subvenciones. Y de esta manera, se encadenan cuatro años consecutivos donde los números no salen. En 2020, se recaudaron 43 y se destinaron 85, 2021, 42 de recaudación y 86 en subvenciones, 2022 82 de recaudación y 96 de ayudas, y este año que nos deja, los mencionados 80,8 y 167 en ayudas.

Asumir responsabilidades.

Alguien debe explicar cómo es posible que únicamente tres películas del cine español, sean capaces de conseguir entre 7 y 12 millones, y que el resto sean 400 películas de menos de 20 mil, 250 que no llegan a mil, 61 que no llegan a 100 y 3 que no llegan ni a 500. Si es que alguno de estos directores podría poner de su bolsillo el dinero de las entradas o quizás lo han hecho y son esos miserables datos. Como es posible que saques una película y no recaudes ni 500 euros. Es que es para hacérselo mirar como director. Es un fracaso de dimensiones bíblicas. Al igual que destinar un 70% más al cine. Es cierto que si miramos los últimos cuatro año ves que el 2022 fue el menos desastroso, con pérdidas mínimas, pero perdidas, al fin y al cabo. Pero es que metes el doble y el roto es brutal. No tiene sentido.

¿Qué hacemos?

Está claro que fallan muchas cosas. La primera de ellas el precio de las entradas. Nadie va al cine a ver cine español de calidad media o baja a 9 y 10 euros las entradas. En vez de invertir tanto en cine español (producciones), que inviertan más en bonos sociales que permitan a la gente, acudir a las salas a precios más simpáticos. Si muchas de esas películas las pones a 3 o 5 euros, los datos serían muy diferentes. Pero sinceramente, si alguien se piensa que voy a ir al cine a ver Pieles de Eduardo Casansonvas, pagando 9 míos y otros 9 de mi mujer, y encima voy a coger palomitas y bebidas que multiplican por dos ese precio y acabo pagando por una película desastrosa 30 o 35 euros…, pues es de cajón que pasa lo que pasa. 

Conclusión.

No estoy diciendo con esto que el cine español esté muerto, o que no se debe invertir en él. Lo que digo es que, dentro de ese cine español, el 90% sí que está muerto. Este año tenemos títulos de categoría como La sociedad de la nieve, El maestro que prometió el mar, Cerrar los ojos, 20 mil especies de abejas, y alguna otra que no están mal. Pero es que no puede ser que saquen más de 504 títulos y solo salvemos a 5 o 6. No tiene sentido. O se toman medias, o esto no tiene ningún tipo de sentido. Hay que encontrar alguna fórmula que no sea invertir semejante cantidad de dinero público para luego no ver que retorna, ni por asomo. Entiendo que inviertas y no tengas beneficios, pero a cambio propagues cultura de cine, pero es que esos números…, es una puñalada en el costado y un desangre rápido y doloroso. Si queréis más contenido interesante…, os espero en Hablo De…, nuestra web más general.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner