La revolución tecnológica tiene nombre, ChatGPT

Seguimos recibiendo noticias sin parar, relacionadas con ChatGPT. Y no hay para menos, y es que aquellos que nos dedicamos a la tecnología, a analizarla, a ver lo que se propone, proyectos, inventos, tendencias…, sabemos que lo de ChatGPT va mucho más allá de una simple moda. Estamos hablando de un cambio radical en la manera de interactuar con la tecnología y es el punto de partida a lo que hemos visto en muchas películas de ciencia ficción. ¿Os acordáis como Tony Stark (Ironman) habla con su IA de manera natural? Pues estamos cada vez más cerca de eso con ChatGPT como base.

¿El miedo debe ser real?

Si. Por supuesto, como ya hemos comentado en alguna ocasión, ChatGPT es un problema mayúsculo para Google (entre muchos otros), que ven como su negocio, basado en anuncios, se va a desmoronar, y con él, todo el sistema establecido. El internet como lo conocemos tiene todos los números a desaparecer, y veremos cómo nace un nuevo Internet, todavía por fortificar. Y no es que estemos exagerando, Google de hecho, ya ha lanzado el protocolo de alerta máxima por culpa de esta IA y se están analizando todas las consecuencias de su aparición.

¿Soy demasiado catastrofista?

Para nada. El tema es muy simple. ChatGPT consigue que tengas la información que deseas, de manera instantánea, sin necesidad de buscar ni de entrar en ninguna web. Paradojas de la vida, ChatGPT no tiene acceso a internet, pero, sin embargo, se respalda en ella (hasta la fecha que le han dejado) para darte esa información. Es decir, alguien ha recopilado para él, toda la información que hay en la red para que te beneficies de ello. El problema es que la red, está básicamente alimentada de gente que prepara cosas, y que a cambio buscan un rendimiento. Si ChatGPT hace que no acudas a esos sitios, no serán rentables y acabarán desapareciendo.

Microsoft se sube al carro.

Poco han tardado en salir a la palestra para anunciar que su motor de búsqueda Bing, incorporará en breve la tecnología de ChatGPT. No han anunciado cuando será ni de qué manera, pero es de esperar que sea de manera “silenciosa” y el usuario no aprecie su presencia. Sea como fuere…, Microsoft se sube al carro y habla de querer competir mejor contra Google con Bing alimentado por ChatGPT. Esto lo traduzco en que Microsoft tiene en Bing una presencia insignificante y que busca ser alguien a costa de la IA de moda. 

Curiosidad tech.

Hacemos una pausa para coger aire y contaros una de las muchísimas curiosidades tecnológicas de nuestra historia. La primera cámara digital fue creada en 1975 por Steven Sasson, un ingeniero de Kodak. La cámara digital pesaba más de 8 kg y tardaba 23 segundos en tomar una sola foto. La resolución de la imagen era de 0.1 megapixels y la foto tardaba aproximadamente 30 minutos en ser procesada.

¿Tan buena es ChatGPT?

Si, muchísimo. Es capaz de hacer infinidad de cosas, y además con precisión. Pero no es perfecto, y tiene muchas carencias. Por ejemplo, en mi caso, es incapaz de ver eficiente con mis artículos. Le cuesta mucho enriquecerlos porque como uso un estilo muy crítico, no sabe hacerlo. Digamos que intenta ser políticamente correcto y no sabe tener maldad o ser directo. En otros casos vemos como no es todo lo preciso que debería ser y comete errores de bulto como le ha pasado a mi socia recientemente. Le ha pedido una dieta sin profilina por ser alérgica a ella, y le ha enchufado una dieta con frutas, argumentando que no contienen profilina, y ante el toque de atención para decirle algunas sí que contienen este elemento, ChatGPT ha tenido que recular. Y así con otras muchas cosas, pero por lo general, suele ser preciso y es muy práctico.

El futuro de ChatGPT.

Ha llegado para quedarse, y es un punto de inflexión en toda regla. El 2023 es el año donde vamos a ver como la IA nos inunda de mil maneras. Veremos infinidad de revisiones y copias de ChatGPT que buscarán posicionarse como tu opción favorita. Recordemos que esta IA ha sido lanzada hace relativamente poco (30 de noviembre) y en menos de una semana ya era de lo más popular. Es de esperar que veamos muchas cosas interesantes en este aspecto en el 2023, y no descarto ver incluso su versión app y que se convierta en muy poco tiempo en un problema mayúsculo para muchísimas grandes empresas, que no tendrán capacidad de maniobra.

El problema que afronta.

Como os comenté antes, ChatGPT se retroalimenta de la red, y su estabilidad queda cuestionada por culpa de esta IA. Con lo cual, habrá que ver como se reinventa la industria para que los generadores de contenido, es decir, gente como yo, que busca ofreceros contenido interesante a cambio de unas cantidades ridículas de dinero que nos pagan los anunciantes con un sistema que es cuanto menos cuestionable, aunque creo que bueno, veamos como nuestros artículos ya ni generan dinero porque los que entraban en ellos, ya ni lo hacen porque ChatGPT les ha dado las respuestas extraídas de esos artículos sin necesidad de entrar en ellos y no podamos ni pagar los dominios donde estamos. 

Conclusión.

ChatGPT es maravilloso. Una herramienta brutal que dará como consecuencia un cambio radical en muchos campos. En el escolar, veremos como nuestros pequeños, hacen sin esfuerzos trabajos y posiblemente empecemos a ver como se trabaja más en clase que en casa, algo que, como padre, vería con buenos ojos. Y es que, en una escuela, pueden capar a ChatGPT y “obligar” a los pequeños a utilizar herramientas más terrenales para hacer sus tareas. En el campo de la programación, ya se están dando casos donde se deja de contratar a programadores para realizar tareas porque la IA de ChatGPT les hace el trabajo. Y esto tenderá a ir a peor. Sitios donde necesitaban a 10 programadores, posiblemente ahora necesitarán a 1 o 2 y tirarán de ChatGPT para solucionar problemas. Y así uno tras otros. Van a tener que cambiar, obligados por esta tecnología que ha llegado para reinventarlo todo. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner