Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Se culmina la censura selectiva

11 enero, 2021

 

Tristemente, y de nuevo gracias a Trump, se escribe una página lamentable en nuestra vida, donde la censura selectiva, es decir, la que unos pocos determinan que es aceptable o no que digas, se implementa en nuestra vida. No es que ahora se aplique, ya que llevamos muchísimo tiempo viendo como se nos va aplicando poco a poco. Pero es ahora, y gracias al menospreciable Trump, cuando podemos dar por sentada una censura miserable, interpuesta por Google, Facebook y algún otro poderoso, que se han interpuesto la etiqueta de dueños de las palabras y cuales son aceptables. Veremos si este artículo también pasa por la censura selectiva de quien maneja los hilos, y es que, desde hace mucho, tienes que medir ciertas palabras para no entrar en la lista de observados.

 

Twitter el instigador.

Podemos dar a Twitter el mérito de ser quien ha tirado la piedra. Ellos fueron los primeros que se llevaron la cuenta de Trump por delante. Y que insisto como hice el otro día. No seré yo quien defienda a ese lunático, pero sinceramente…, creo que no se han hecho bien las cosas. Que quede o se asocie el asalto al Capitolio con el cierre de las cuentas de Trump, no me parece justo. Porque sinceramente creo que no es así. Es una guerra de hace muchos años donde Trump, ha estado jugando con fuego y haciendo lo que le daba la gana gracias a su condición de presidente. Ahora que ya no lo es…, Twitter se ha vengado. Y esa es la clave. Se la tenían jurada desde hace mucho tiempo y ahora han ejecutado el cierre de su cuenta. Otros como Facebook han optado por el mismo camino, y con ello, se ha implantado la censura selectiva de estos grandes tecnológicos.

 

Censura selectiva cuando quieren.

Y hablo de censura selectiva, porque en Twitter han miles de cuentas de pornografía, por ejemplo. Todas accesibles de manera terriblemente sencilla. Basta con seguir una de ellas, para tener acceso a miles de cuentas que van en contra de sus normas, pero allí están. Lo mismo con cuentas de terrorismo, violencia, y mil cosas que se saltan sus normas. Pero no desaparecen. Curioso como sólo caen las que les interesa. Por ejemplo, YouTube va a saco contra sitios con repercusión, porque eso es elemental en todo esto de la censura, donde se cierran cuentas o retiran videos por hablar del Coronavirus en términos de ponerlo en duda, o hacer lo propio de las vacunas, o temas que ellos determinan que no son correctos hablar. Por eso misma regla de tres, sitios donde se hablaba de la no necesaria preocupación por el Covid y que había que salir en masa para los actos feministas que coincidieron con el brote gordo de la pandemia…, no se han censurado. Es decir, que la censura selectiva es una triste realidad.

 

El sinsentido.

Estamos viendo como medios y sitios importantes, aplauden la censura a Trump, pero, sin embargo, no hablan de como esos mismos sitios, permiten que sigan abiertas cuentas como la del dictador Maduro, calificado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU como torturador y asesino. Es un sinsentido total que me da más puntos para creer en esa censura selectiva. Tampoco se censuran cuentas de narcoterroristas de las FARC, conocidas y a las que se les atribuyen más de 350 mil muertos. Especialistas en reclutar a niños para convertirlos en sicarios. Es curioso como si vas tirando de la manta, aparecen tantos nombres claramente censurables, que siguen allí como si nada. Y si miramos más cerca…, en esta censura selectiva donde estos medios se atreven a retirar y amenazar con cerrar cuentas a gente por decir lo que quieren o piensan, o sencillamente por decir mentiras, sin embargo, a nuestros políticos, que tienen las manos llenas de decirlas, nunca se les ha censurado. Cuanto menos curioso, ¿no? Tanto que se están tachando muchas de las publicaciones de Trump, por poner un ejemplo, de mentiras, como se ha estado haciendo…, se podría hacer lo mismo con el resto. Y repito, no intento defender a este personaje, para nada. Pero si que creo que se le ha usado como cabeza de turco, merecidamente, porque se lo ha ganado a pulso, y que deja claro que las Big Tech (Google, Facebook, Microsoft, Apple, Twitter, Amazon…) hacen lo que quieren y como quieren.

 

Los todopoderosos.

Lo preocupante de todo esto no es que Twitter y compañía se hayan cargado las cuentas de Trump. Para nada. Él simplemente es la cabeza visible de algo que queda muy claro. Siempre se ha hablado del presidente del EEUU como el hombre más poderoso de la tierra. Se saben de muchas personas poderosas capaces de hacer cambiar el rumbo de las cosas. Pero queda claro que, por encima de todos ellos, existen los Big Tech. Capaces de poner en la casa blanca a quien ellos quieran, como ya hicieron en su día con Trump, que ahora se rasgas las vestiduras con los Big Tech, pero en su día habría que analizar hasta que punto tiene que ver Facebook en su victoria ya que recordemos que la usó para sacar partido. Ellas son ahora las que lo deciden todo. Lo que es correcto que digamos, lo que no, cuando y como se dice… Lo manejan todo, y eso sinceramente …, me parece muy peligroso. La libertad de expresión se está acabando. Los medios que nos sentimos libres para hablar de ciertas cosas se nos posicionan mal y acabamos sin repercusión. En definitiva, se está acabando con la libertad de expresión.

 

Google también a lo suyo.

Si tienes un medio popular, estás en peligro. Si vas a son que te marcan no hay problema, pero como te salgas de la línea…, censura. Es curioso como Google, el que todo lo maneja, ha ido modificando su algoritmo para llegar al punto en el que estamos. Posicionando a grandes empresas por encima del resto, aunque el contenido de lo que buscas, no sea más rico ya que en muchas ocasiones, al abrirlo te encuentras con información nula al respecto. Pero da igual. Si yo hablo sobre un producto tecnológico, del cual está por ejemplo en Mediamarkt…, ellos siempre estarán por delante mío, aunque mi contenido es explicativo y te ayudará a decidirte sobre él. Incluso te podría llegar a enlazar con ellos para comprarlo, pero para Google, yo seré el innecesario y Mediamarkt, que tendrá el producto sin más, estará por delante. Es de locos. Las grandes empresas se están apoderando de los resultados de Google, y todo bajo el paraguas de la permisibilidad de todos y cada uno de nosotros que lo está permitiendo. Internet cada vez se está volviendo en un sitio peor, y nadie se atreve a pararlo.

 

Conclusión sobre la censura selectiva.

Claramente vamos abocados a un mundo peor. Donde la libertad de expresión brille por su ausencia. Un sitio donde cuatro medios enromes manejará todos los hilos, y cientos de soldaditos ejecutarán su hoja de ruta. No encontrarás medios libres donde sin la batuta del que manda, digan lo que piensan de las cosas. Y no lo habrá porque hoy en día ya estamos viendo como desaparecen. Los que pagan mandan, y como tal, si hablas de ciertas cosas no ingresas. Y como esos que pagan que mandan son precisamente los que se encargan de posicionar en su buscador las webs…, tienen todo el control. Poco a poco los pequeños medios, los que de siempre han sostenido todo esto, desaparecen porque no les compensa el duro trabajo de tirar todo esto adelante por el beneficio que se obtiene. Al final quedaremos los que lo hacemos como hobby y pasión, y los que lo manejan todo. Es triste ver como se presenta un panorama tan desolador. Las redes sociales controladas y manipuladas. Los medios escritos igual. No nos quedará nada. Y para muestras un botón. Facebook es otra de las que está censurando a doquier, pero sin embargo el 80% de publicidad de cosas interesantes que puedas comprar, son cosas donde te van a estafar casi con total seguridad. Curioso.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast.Por último, puedes dejarnos un comentario, quejas, dudas o sugerencias aquí o directamente a conmigo en Telegram
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts