Cambios tecnológicos necesarios

 

La historia puede cambiar con Huawei.

En estos días convulsos, donde no paran de aparecer noticias relacionadas con Huawei y su veto por parte de la administración Trump para operar en EEUU. Empezamos con el veto, pasamos a una moratoria de 3 meses, ahora la caída brutal de ventas de Huawei, todo parte de un guion que era de esperar. La gente le da la espalda y quizás en unas semanas o meses, si son firmes, la cosa empiece a cambiar. Hoy quiero centrarme en cambios tecnológicos que hoy asumimos como naturales y que han marcado un cambio que al final ha terminado por beneficiar al usuario. Con esto, quiero haceros ver que el cambio no tiene porque ser malo, y que detrás de todo esto, puede haber un cambio a bien y no todo lo contrario. Veréis que en las rivalidades está el éxito en la mayoría de casos, porque como siempre he defendido, en la competencia está la mejora. Para ser el mejor necesitas un rival fuerte, de lo contrario, al no tener presión te relajas.

Qualcomm vs Mediatek.

Es seguramente el caso de cambios tecnológicos más importante de cómo la competencia es capaz de plantarle cara al más grande. En el interior de los teléfonos móviles de siempre Qualcomm ha sido el rey. Tenían el monopolio de los procesadores en móviles hasta que llegaron los taiwaneses y se la liaron parda. Empezaron con la gama entrada y la media, consiguieron colocarse en los terminales de gama alta de importación, que empezaban a tener gran reclamo. Al final, con la tontería y con la poca preocupación que prestó Qualcomm, acabó pasando lo impensable. Mediatek se hizo con la gama baja y media casi en su totalidad. Le ganaron la batalla claramente llegando al punto que empezaron a querer quitarle la gama alta. Prueba de ello fue el chip octa-core de Mediatek, al cual si que Qualcomm prestó atención y se apresuró a reírse públicamente de esa “tontería innecesaria”. Pronto quedarían en evidencia y empezaron a trabajar duro para no perder una gama alta que cerca estuvieron de perder. A día de hoy la cosa ha cambiado y Qualcomm no sólo defiende la gama alta, sino que ha conseguido recuperar la perdida gama media a base de buen trabajo. Claro ejemplo de que Mediatek fue un punto de inflexión importante.

 

Kirin y Exynos, los alumnos aventajados.

Quizás en tiempo no tienen nada que ver. No tengo referencias claras sobre si fueron posteriores a Mediatek o no, diría que si, pero está claro que Mediatek ha tenido influencia en todo esto. Actualmente Kirin (Huawei) y Exynos (Samsung), son los procesadores que usan estas dos grandes marcas para sus terminales. El caso de los Exynos fue muy sonado. Hicieron un amago a Qualcomm para montarlos en sus terminales de gama alta, pero a última hora recularon porque no se vieron con capacidad de gestionar un despliegue tan grande. Poco tardó el amago en convertirse en una realidad. Ellos (Samsung) fueron los que hicieron saltar la liebre sobre el sobrecalentamiento del procesador Snpadragon 820. Parecía una excusa barata para dejarlos de lado y apostar por su Exynos, pero al final resultó que tenían razón. Fue el punto de inflexión que hizo dejar de lado a Qualcomm e ir por libre. A día de hoy es un procesador totalmente funcional, fiable y un rival digno. Lo mismo pasa con Kirin, el procesador de Huawei. Los tres están en una lucha constante por ser los mejores y lo hacen de manera digna y con una competencia feroz de la que se aprovecha el usuario con mejoras constantes. No quiero olvidarme de Apple, que también era de Qualcomm y van a lo suyo con sus exitosos procesadores propios. Está claro que en cuanto a procesadores, los cambios tecnológicos fueron evidentes.

 

El sensor fotográfico.

Aquí tenemos otro gran caso de cambios tecnológicos. Quien iba a pensar hace unos años que alguien iba a ser capaz de pelearle los sensores de fotos a Sony. Eran y son los reyes indiscutibles. Pero ojo, que Samsung quiso robarle el mercado y vaya si lo hicieron. Habría que tirar de palitos para uno y para otro, pero creo que, en cuestión de sensor delantero, el que tenemos en la pantalla, Samsung le ha quitado muchísimo terreno a Sony y diría que incluso se monta más. En el trasero pasa algo similar. Los terminales de importación tienen muchos de ellos sensor Samsung. Por su parte, los surcoreanos hace tiempo que montan en sus terminales el sensor Samsung dejando de lado a Sony. Huawei, ahora tan repudiada y castigada, tiene en la actualidad los mejores sensores del mercado con los Leica. Vamos, que Sony tiene que trabajar duro para no perder el dominio de los sensores. Es otro ejemplo evidente de que la competencia es posible y buena.

 

Intel vs AMD.

Si salimos de los móviles, pero sin salir de la tecnología…, en estos dos tenemos otro ejemplo claro ejemplo de cambios tecnológicos necesarios. Intel siempre ha sido el rey. Pues bien, AMD llegó para pelearle el mercado y lo consiguió. Llegaron a ser la mejor opción para los más jugones durante una época. Recuerdo que las habladurías populares te decían… “si quieres trabajar Intel, si quieres jugar AMD”. Pues vaya si les hicieron daño con el tema, les lucharon con éxito el mercado y de eso también se benefició el usuario, que consiguió que esa rivalidad se transformase en mejoras constantes en los chips que han hecho que la evolución sea mejor o más rápida. Actualmente no tengo referencias sobre como está esa competencia. Estoy muy apartado del mundo PC, pero está claro que en su momento la guerra fue dura e Intel pasó por apuros para defender “su mercado”.

 

Bada, Symbian, Android, Windows Phone, Tizen…

Con todo lo expuesto hasta ahora, podemos ver como la competencia y aparición de nuevos actores ha terminado siendo muy positiva para el mercado y para los usuarios. Pues bien, ahora vamos a un campo donde no ha pasado exactamente lo mismo. Todos recordamos como Symbian se hundió estrepitosamente por la aparición de un tal Android. Nokia no supo ver lo evidente, no se adaptaron y prefirieron hundir la compañía que aceptar que Android era mejor. Con la caída de Symbian y el domino absoluto de Android y en un tiempo record, los grandes fabricantes se pusieron nerviosos. Salieron alternativas, y varias. Bada fue un experimento que nació muerto. Varias empresas con Samsung a la cabeza se juntaron para sacar una alternativa. Finalmente, el Samsung Wave fue un terminal con ese sistema que nació muerto. No lo compró ni el tato. Con Tizen fueron más en serio, ya tenían algo bien montado, pero tampoco fueron capaces. De ir de estrellas y querer ponerlo en su tope de gama a aparecer en el Z4, otro fracaso absoluto de ventas. El fracaso de sistema propio era evidente. Pero otros cayeron también. Windows no fue capaz tampoco de ser una alternativa real.

 

Todos han sido muy pardillos.

Entre todos los que han intentado hacerle la competencia a Android, tienen un elemento común, han sido muy pardillos. Han ido a pisar el agua fría con mucho cuidado y cuando haces eso, acabas apartando el pie. Si quieres aguantar el agua fría, tienes que meter el pie con firmeza y rápido. Nada de medias tintas. Y allí es donde Huawei puede ser diferente al resto. Tienen un sistema operativo totalmente funcional y preparado desde hace tiempo. Tienen una situación totalmente diferente al resto. Mientras los demás han querido ser alternativa y robar una parte del pastel a Google, algo que nunca ha sido bien visto, Huawei no va a robar nada, no tiene alternativa. Los han eliminado de la ecuación y eso es peligroso. Hablamos de la segunda marca que más vende a nivel mundial. Está claro que va a caer en picado, no queda otra. Pero es que como sepan llegar a la gente…, van a ser una alternativa real y buena para los usuarios.

 

Android se estanca por falta de competencia.

Como hemos ido viendo, a mayor y mejor competencia, mejores productos haces. Los cambios tecnológicos por lo general son buenos y necesarios.  Android no tiene rival. No lo ha tenido desde nunca. Siempre ha ido sin competencia ya que iOS, no se podría tomar como una competencia real. Es cierto que son rivales, pero en campos diferentes. No es una competencia como la que hemos visto con el resto de apariciones estelares. Con lo cual, ante la falta de competencia, Google lo ha tenido realmente sencillo. Con la aparición de Forks (base Android, pero con diferencias), Google ha visto un peligro real. A día de hoy Miui es el referente en este campo, y su Fork cuenta con la aceptación y admiración de todos. Es el máximo exponente de este sector, y una clara muestra de que si quieres puedes. Huawei va a sacar en nada su propio sistema. Basado en Android, como no podía ser de otra manera, y tiene una ocasión de oro para ser una competencia real a Android. Y no un Fork como los que hemos visto hasta ahora, donde acaban comiendo en la mesa de Google, hablamos de una alternativa real sin depender ni tener a Google. Con su propia tienda de aplicaciones, con su propio calendario, agenda…, todo. Y lo mejor es que todo eso lo tienen listo y ahora solo falta ponerlo en escena.

Conclusión AAM sobre cambios tecnológicos necesario.

Tengo claro que de todo esto puede salir algo bueno. Yo ahora estoy en iOS, necesitaba ese cambio tecnológico. Alejado de Android me he dado cuenta de que las cosas se hacen muy bien y que existe algo más allá de Google. Con Huawei puede pasar lo mismo. He estado muchísimo tiempo con Xiaomi sin GApps, es decir, sin tener la esencia Google rondando por allí. He vivido sin problemas. Vale, es cierto que, con ciertas aplicaciones, como la de Google Maps, lo he pasado mal ya que, sin esas GApps, no puedes hacer rutas, pero salvo casos puntuales, he vivido muy bien. Los chinos tienen recursos suficientes para no depender de Google, básicamente porque en China no tienen GApps ni leches. Con lo cual, el terreno está preparado. Ahora sólo falta que sean capaces de convencer a la gente de que pueden hacer exactamente lo mismo que están haciendo ahora, pero sin depender de Google. Recordemos que las aplicaciones Android son totalmente compatibles con los Forks y obviamente, también lo será con el nuevo sistema de Huawei.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner