FBI desbloquea iPhone

Cambiar la pantalla al iPhone. Cambiar la batería al iPhone. ¿Si o no?

 

Hoy vengo a contaros mi experiencia entorno al cambio de pantalla y batería del iPhone. En mi caso el 8 Plus. Es cierto que ante una mala experiencia, decirlo generalizando no es lo más justo, así que voy a intentar dar mi valoración desde la neutralidad, y sin que mis sentimientos influyan más de lo necesario, pero intentando contar todos los detalles del proceso, que tiene guasa. Pero antes, como siempre…, el usuario patrocinador solidario de la semana, Patri, que con sus aportes económicos sin invertir un solo euro, nos ayuda un montón. ¿Cómo es posible? Aquí te lo cuento. Anímate a formar parte de los colaboradores, es gratis y sin permanencias. Vamos a ver como ha ido lo de cambiar la pantalla al iPhone y lo de cambiar la batería. ¿Habrá ido bien?

 

El motivo del cambio.

Estaba en la difícil tesitura de cambiar de teléfono o acondicionar el mío. El cambio era peligroso ya que comprar el iPhone 13 que apenas ha sufrido cambios y mantiene (aunque algo más pequeño) el notch que tanto detesto…, no estaba dentro de los planes. Por otro lado, pese a los 4 años (5 en total) del iPhone 8 Plus, el teléfono rinde a la perfección y el único pero, es el de las fotos, que se han quedado algo atrasadas. Pero es un teléfono que perfectamente me dura otro año más. Así que decisión tomada, le cambio pantalla y batería. Vamos a ver como ha ido el proceso de cambiar la pantalla al iPhone, si vale la pena y como ha ido el de cambiar la batería al iPhone. Ya os hago un spoiler, una cosa bien, la otra mal, pero mal de peor. Terrible lo que ha llegado a pasar, no tiene desperdicio.

 

Cambiar la batería al iPhone.

Lo recomiendo. Para los que no tengan o no sepan como trabaja el iPhone…, en los ajustes de la batería te sale la salud de la batería. Allí te indica el tanto por ciento de salud que tiene, y te recomiendan que no baje del 80% ya que se nota mucho más el desgaste. No pasa nada si baja de esa cifra, es más, mi cuñado se la cambió estando al 74%. Al final, dependerá del uso que hagas del mismo. En mi caso, estaba al 82%. Se podría decir que ha tenido una larga vida y que ha salido muy buena. Pero la cosa empezaba a flojear. No es que fuera elemental el cambio, pero empezaba a notar en exceso el desgaste y acababa machacándola más. De cargar siempre inalámbrico, a tener que cargar con cable al mediodía porque estaba casi agotada y para que durara hasta la noche que es cuando le hago la carga inalámbrica. Así que el cambio ha ido perfecto.

 

Cambiar la pantalla al iPhone.

Mi experiencia ha sido nefasta, y lo peor es que dos días después, sigo dándole vueltas a las posibles soluciones que puede tener el espiral de despropósitos en el que me he metido. Claramente visto lo visto, no recomiendo cambiar la pantalla al iPhone. Y los motivos son claros. Primero de todo el sitio. La tienda oficial te saca los ojos. Tranquilamente te soplan 300 euros por cambiar la pantalla, un precio inaceptable. Así que he optado por el paki, y si lo sé…, no voy. Me ha cobrado 45 por la pantalla y 40 por la batería. Un precio que me ha parecido razonable teniendo en cuenta que en la tienda oficial le tenemos que sumar un cero tranquilamente. Pero si con la batería de momento todo es alegría, con la pantalla es todo lo contrario. Actualmente el móvil ni funciona. ¿Cómo hemos llegado a esta situación? Pues vamos a exponerlo.

 

Problemas de la pantalla del iPhone.

Cambiar la pantalla al iPhone es un proceso delicado que visto lo visto, no recomiendo. La calidad de la pantalla que te ponen respecto a la original es muy diferente. Se puede llegar a aceptar el cambio de colores, mucho menos vivos, pero que te acostumbras y no molestan. Te puedes acostumbrar (cuesta más) a la menor sensibilidad y precisión a la hora de tocar las cosas. Pero hay dos cosas a las que me cuesta acostumbrarme y mucho. Una de ellas es el Touch 3D y la otra la fuga de luz. Ambas cosas me han pasado, y de postre la pantalla ha dejado de ir, vamos, que se enciende pero no permite tocar nada, no responde. Así que seguramente se habrá desconectado algo. Vamos a revisar los problemas que se han presentado.

La fuga de luz.

Para los que no sepan que es, se trata de la retroiluminación que acaba entrando por algún lugar por donde no tendría que pasar. Se caracteriza por ser una especie de mancha de humedad que se va extendiendo con mayor o menor rapidez. No es normal que pase y el resultado es malo. No tiene solución más allá del cambio del elemento estropeado. En mi caso se nota mucho porque uso tonos oscuros, fondo de pantalla negro y todo eso ayuda a que se vea más. No es determinante ya que es en una esquina y es relativamente pequeño, pero se nota, especialmente cuando sabes que está allí. El mayor problema es que la pantalla es nueva, y que pase eso no es para nada normal. Vamos, no me ha pasado con la mía en 4 años, menos tiene que pasar en una a los 2 días.

 

El Touch 3D.

Es una de las cosas que más me penalizan después de cambiar la pantalla al iPhone. Esta tecnología nos permite hacer funciones especiales. En juegos, que es donde más lo uso, me permite disparar a la vez que apunto y me muevo. Es decir, puedo hacer tres movimientos cuando lo normal, sin gatillos ni extras, es que puedas hacer dos movimientos. Teniendo en cuenta que juego una media de 20 horas semanales al PUBG Mobile…, os podéis hacer una idea de si me ha afectado mucho o poco el cambio a mal. La nueva pantalla no tiene o no hace el Touch 3D. Si que hace la leve presión pero en los juegos no se puede hacer. No se si es problema de la mala conexión o si es que la pantalla original lo hace, precisamente por ser original. La cuestión es que es un problema grave en mi caso.

Teléfono pisapapeles.

Pero ese tampoco ha sido el peor de los escenarios, y es que después de ir al paki, llegando ya a casa, el teléfono ha dejado de ir. La pantalla se enciende y funciona, pero no me deja presionar nada. Es como si tuvieras un teclado alámbrico y lo desconectaras del dispositivo. No responde. Así que seguramente es un tema de conexión mala y se tendrá que solucionar. Pero eso no es lo peor, y es que sorprendentemente, los de Apple tienen poco estudiado este escenario, y las consecuencias son graves. Tengo alarmas programadas que no puedo desconectar. Tampoco puedo apagar el móvil porque para hacerlo, la única manera (normal) de hacerlo, es haciendo swipe en la pantalla para apagarlo. Tampoco puedo formatearlo porque si lo conecto al ordenador y lo hago, me pide que teclee el código secreto. Vamos, que con los métodos normales y conocidos no puedo hacer nada. Así que mañana a ver que me dice el paki. Pero tengo muy claro que cambiar la pantalla al iPhone ha sido una malísima solución.

 

¿Te arrepientes?

Mucho. De la batería no, la verdad. Pero lo de cambiar la pantalla al iPhone ha sido un error en toda regla. No se como será en general la experiencia de los usuarios, pero en mi caso ha sido mala. Y aunque no hubiera fuga de luz, o problemas de sensibilidad, seguiría siendo mala decisión por el Touch 3D. Y también dejo de lado el tema precisión, que es importante pero entiendo que no sea tal es una pantalla de menor calidad. Puedo asumir ciertas cosas, pero otras…, son inaceptables. Así que si volviera atrás, claramente volvería a cambiar la batería al iPhone, pero bajo ningún concepto, volvería a cambiar la pantalla al iPhone. No lo recomiendo, tengas o no problemas. Otra cosa es que la pantalla la tengas destrozada, que no era mi caso, entonces si que entiendo que puede valer la pena.

 

Conclusión.

Veremos como acaba el tema de cambiar la pantalla al iPhone. La experiencia pase lo que pase ha sido desastrosa. No se si se va a tirar todo el día sonando con las diferentes alarmas que tengo, y me parece un error por parte de Apple no permitir que se cancele con algún botón. Tendré que ver como hacerlo porque seguro que se puede, aunque fácil o intuitivo no es. Respecto al tema de lo moral…, me jode y mucho. Especialmente porque nunca en estos 4 años ha estado apartado de mí, y por una vez que lo dejo lejos…, se lía. Esperemos que me pueda volver a poner la pantalla que tenía como último recurso y volver a usarlo con normalidad. Por tacto, precisión y demás movidas…, la pantalla original es mucho mejor. Lo peor es hacerle esos arreglos al teléfono para alargarle la vida un año más y acabar viendo como en vez de eso, se la acorto al máximo. Esperemos se solucione porque me veo un año con el Xiaomi Mi A1, y eso si que puede ser terrible.

 

Colaborar es fácil, gratis, ¡y tiene premio!

Servicios como Audible o Amazon Music.  nos generan grandes aportes que invertimos SIEMPRE en la web. Colabora, avísanos y te apuntamos en la lista para conseguir premios. Aquí te lo contamos todo. Las suscripciones se pueden cancelar en el momento que quieras y si necesitas asesoramiento no dudes en contactar conmigo en TELEGRAM o mediante cualquier otra vía.

 

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner