BQ saca fuego por sus entrañas. Lamentable actitud

bq-ardiendo

Pues así de rotundo me tengo que mostrar después de leer en Economíadigital un artículo en el cual exponen un problema que por desgracia no es aislado y que sorprende por alguno de los argumentos. Una chica de Barcelona tuvo una lamentable experiencia a manos de un BQ que empezó a arder pudiendo haber ocasionado daños graves. La chica iba paseando por la calle cuando los viandantes la alertaron que su mochila sacaba humo, al comprobar resulta que su flamante BQ Aquaris 5 edición Fnac estaba ardiendo. Fue al establecimiento y se inició el protocolo forense para determinar el problema que ha tenido el terminal, vamos básicamente se trata de intentar desacreditar al usuario, conseguir determinar que ha sido por mal uso y quitarse todas las culpas.

Las pruebas forenses realizadas por las dos empresas implicadas en el proceso determinaron que la carcasa del terminal había actuado de forma correcta y que habían evitado la propagación de las llamas, cumpliendo con las medidas de seguridad obligatorias. Vamos que parece ser que encima la usuaria tiene que dar las gracias por no arder en manos de un móvil, manda huevos. Lo sorprendente viene a continuación. A la usuaria se le entrega un nuevo dispositivo y se le expone que la empresa no tiene nada que ver con ese tipo de problemas y que todos los fabricantes están expuestos a que suceda, y le recomiendan que no lo deje cargando toda la noche para evitar sobrecalentamiento. IMPRESIONANTE. Primero, que todos los fabricantes estén expuestos a ese problema, pues bueno es debatible, pero que te recomienden que no dejes cargando toda la noche el móvil para evitar calentamientos, manda narices.

Sorprende que la chica declare que la convencieron que eso es algo muy poco habitual, que nadie es responsable y que encima la aconsejen. Me sorprende todavía más que la chica sea tan ingenua de irse tranquilamente con su nuevo terminal sin mas. Primero, quizás me quedo con el terminal, pero la hoja de reclamaciones se la doy por partida doble, la denuncia a la oficina del consumidor lo siguiente, y la denuncia a la empresa por supuesto. Manda narices que ni en este tipo de casos sean serios. Encima hay que darles las gracias porque solo se han dado dos casos en la empresa de que un móvil salga ardiendo. En fin, tanto BQ como el resto me parecen unos sinvergüenzas en casos de estos, lo único que les importa es que la imagen de la compañía no se tambalee, que quede claro que ellos no son los responsables, y desacreditar a la persona implicada, y por suerte, precisamente ese trato de superioridad y de prepotencia es la que los lleva a la ruina. Tanto cuesta decir, señores, somos los responsables ya que ha sucedido en una de las piezas de nuestro teléfono, asumimos cualquier tipo de daño, y la afectada tendrá sus próximos dos o tres años un terminal nuevo cada año, y quedas como Dios.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner