Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Borregos tecnológicos

3 febrero, 2021

 

Lamentablemente hoy me toca lanzar una crítica a nuestra sociedad. En algunas ocasiones ya me he pronunciado sobre la poca fe que tengo en el ser humano, y con los recientes acontecimientos…, tengo que reafirmarme en ello.  Hoy quiero contaros como las redes sociales, el internet en general, nos está volviendo borregos tecnológicos. Una corriente de desinformación o de falta de personalidad que nos empuja a lo más profundo, donde dejamos de ser personas racionales para ser simplemente, marionetas del que quiere manipularnos. Lamentablemente, los que nos dedicamos a comunicar, tenga mayor o menor éxito, en muchas ocasiones perdemos el norte y no nos damos cuenta que nuestras palabras, tienen un valor y una riqueza que no es por igual en unos que en otros. Es decir, yo puedo decir “esto es negro”, cuando en realidad es marrón fuerte, y quizás unos lo debaten o ponen en duda, pero quizás otros muchos se lo creen a pies juntillas. No sabemos diferenciar entre una opinión, un pensamiento, o una realidad. Las redes sociales están llenas de eso y hoy quiero exponerlo.

 

Elon Musk es el hombre.

Si buscamos un referente en personas que reflejan perfectamente lo que quiero exponer…, y en parte en lo que se basa mi artículo de hoy, ese es Elon Musk. Envuelto siempre en polémicas, este personaje reúne todo lo que nos hace borregos tecnológicos. En sus apariciones en redes sociales encontramos mucho de lo que hablamos. Recientemente en su cuenta de Twitter, en la que tiene 43 millones de seguidores, puso un escueto Twitt que decía “usa Signal”. Pues bien, las “acciones” de la compañía se dispararon una barbaridad. Y lo pongo entre comillas porque no existen acciones de esta compañía como expondré a continuación. Por otro lado, también se dispararon el número de descargas y gente que empezó a usarla. Así pues, con tres palabras consiguió lo que la mayoría no consigue ni invirtiendo millones en márketing.

 

¿El problema?

Pues que los borregos tecnológicos que empezaron a invertir en Signal, en realidad donde estaban invirtiendo era en una empresa llamada Signal Advance, que no tiene nada que ver con la aplicación ya que no cotiza en bolsa. En 48, las acciones de Signal Advance, pasaron de un coste mínimo de 0,6 dólares hasta alcanzar los 78 dólares. Imaginaros el poder de palabra de este hombre (entre otros muchos). Estamos hablando de que, en 2 días, las acciones de la compañía, multiplicaron su valor por 130. Es una auténtica locura. Imaginaros que tal cual suelta esas palabras, empiezas a invertir tu dinero en acciones de esa compañía, como pasó. Tus acciones en menos de dos días valen 100 veces más. Pero lo peor es que eso a los dos días, se descubre que ha sido un error y se van por los suelos, destrozando a miles de familias que llevados por la corriente mediática de una persona a la que siguen hasta la muerte si es necesaria, ha dicho algo que quizás ni tiene que ver con lo que tenía intención de decir.

 

ClubHouse, otra muestra de idiotez.

Recientemente también publicó un Twitt en el cual decía que iba a hacer su primer bolo en ClubHouse. No es una app conocida ya que está en fase beta y hasta ahora estaba sólo al alcance del sector todopoderoso de la tecnología. Se trata de una red social donde el audio es el protagonista. Sólo se pueden enviar audios de viva voz, sin otra posibilidad que esa. Pues bien, la aplicación abrió la fase restrictiva para que otros pudieran entrar. Las “acciones” de ClubHouse, experimentaron un crecimiento del 40% tras su mención en Twitter. ¿El problema? Pues que, de nuevo, es una empresa que no cotiza en bolsa ya que es una startup que se maneja en ronda de inversiones y capital de riesgo. Donde la gente estaba invirtiendo realmente es en ClubHouse Media Group, que es una empresa de marketing digital especializada en influencers, con más de 100 millones de seguidores a nivel mundial. Con lo cual, de nuevo los borregos tecnológicos hicieron malas inversiones y apuntaron en muy mala dirección.

 

Cyperpunk 2077.

El juego más esperado de la última década, fue a su vez el mas desastrosos en años. Las acciones de la compañía se desplomaron tras una puesta en escena lamentable donde varias plataformas tenían en el juego una tienda de errores y bugs que hacían del juego, un desastre. Pues bien, Elon hace poco twitteó que estaba jugando a Cyberpunk 2077, y que era la primera vez que jugaba a un videojuego. Fue narrando sus primeras impresiones y de nuevo la magia llegó a los borregos tecnológicos. Las acciones de la compañía subieron un 20%. Es decir, cuando Elon Musk habla, pasan cosas. Y como estamos viendo, no siempre son acertadas o están en la buena dirección. Es lo que tiene ser una persona poderosa y muy famosa, que todo lo que dices acaba siendo analizado con lupa y se corre el riesgo de liarla parda.

 

¿Qué se puede hacer?

Pues lamentablemente…, nada. Estamos condenados a vivir de esta manera. Sin personalidad, sin cabeza, y dejándonos llevar por aquellos que llevan la voz cantante. Es muy triste ver como tantas cosas relacionadas con el mismo personaje, tienen un desenlace fuera de lo normal. No es normal que la gente se tire de cabeza a comprar acciones de una empresa porque un poderoso empresario, habla de ella. Encima hacerlo mal, es el colmo del despropósito. Siempre he sido muy reticente con el tema de la bolsa y las acciones de las empresas. Creo que son una lacra de nuestra sociedad que dan como resultado cosas malas. Un comentario, un paso en falso, y te vas a la mierda. Elon tuvo otra con los bitcoin. Un simple twitt donde puso “#bitcoin” hizo que casualidades de la vida, el valor de la moneda pasara de 32 a 37 mil dólares. Es de locos. El poder que tienes este hombre es inmenso, y da miedo. Imaginar que pone un twitt que dice “lateclatec.com”. mi web se caería, literalmente. Pero el peligro más grande es que si mi web cotizara en bolsa, imaginaros la que se monta. Pasas de un valor irrisorio a uno enorme en un momento, ¿y luego qué? Pues que te das una ostia de campeonato, o incluso tienes que cerrar.

 

Conclusión sobre los borregos tecnológicos.

Las redes sociales y el internet en general, tienen cosas maravillosas. Pero desde luego, la parte donde le rendimos pleitesía y tomamos palabras o exposiciones de alguien al pie de la letra, conllevan un gran peligro. No se puede entrar al trapo, seguir a pies juntillas lo que diga alguien, por el simple hecho de sentir admiración por él, o devoción o lo que sea que sientes. Hay que intentar poner los pies en el suelo y analizar las palabras dos veces antes de dar un paso en falso. Y en esto, obviamente, las personas influyentes, deberían ser conscientes del gran poder que tienen y medir mucho sus intervenciones. Porque imaginaros un comentario de Elon Musk, con 43 millones de seguidores. Vamos a lo bajo, que 10 millones hacer retwitt o comparten ese comentario, ya estás llegando a 10 millones de personas que a su vez lo comparte. En muy poco tiempo, estás llegando a millones de personas de las que un tanto por ciento determinado, se lo toman al pie de la letra y empiezan los problemas. Hay que tener personalidad, saber discernir entre un comentario y un pensamiento. Poner en alza las palabras de alguien por el simple hecho de ser un buen comunicador, no es bueno. Y en esto me incluyo. Suelo dar mi valoración, sobre todo, y en muchas ocasiones no estoy acertado o no doy en la tecla. Y muchas veces me lo dicen, pero otros se lo toman al pie de la letra y se llevan una idea equivocada de algo que o he expresado mal, o simplemente he errado en la exposición. Tengamos entre todos un poco de sentido común, especialmente aquellos que siguen a personajes como Elon Musk.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts