Blockchain, guía definitiva

 

Seguramente has oído hablar del Blockchain. Si buscas en Google, es decir, en internet, encuentras millones de páginas, que, de una manera más sencilla o más compleja, te explican que es. Por eso, ¿por qué no vamos a explicarlo a nuestra manera en LaTeclaTec? Nuestros lectores acuden a nosotros por la manera de explicar las cosas. No es que sea mejor o peor, es diferente. Y este tema, lo trataremos de la misma manera. Intentaremos que entendáis que es, que representa, y porque es importante estar al corriente del Blockchain. Pero antes, como siempre, promoción. Mis podcasts. Todos en LaTeclaTec de vuestra app favorita o al final del artículo. Escucha al que escribe los artículos del blog. Una manera diferente de interpretar los artículos que escribo. Matices que en escrito no se pueden dar, en definitiva, lo mismo pero diferente.

Ir a descargar

¿Qué es el Blockchain?

He mirado decenas de páginas, cogiendo cosas de unos y de otros, y al final, me doy cuenta que explicar que es el Blockchain y hacer entender de manera sencilla como funciona, es una tarea difícil no, lo siguiente. Pero eso no es razón para no intentarlo, así que vamos allá. Antes de toda la movida del coronavirus, todos los expertos auguraban que el 2020 iba a ser el año del Blockchain. Es una tecnología que quizás ahora empezamos a escucharla, pero lleva muchos años entre nosotros. Entre otras cosas porque es la tecnología que se usa en las criptomonedas. Con sus matices dependiendo de la moneda en cuestión, pero es la misma tecnología. ¿por qué es importante? Básicamente porque el sistema en cuestión es prácticamente inquebrantable, por no decir que no se puede. Los motivos los expondré a lo largo del artículo, pero, en resumen, estamos hablando de una cadena de bloques, como dice la traducción. Si intentas romper, falsificar, robar, manipular o cualquier otra cosa que se te ocurra, el bloque se rompe, con lo cual, es imposible de falsificar.

Ejemplo práctico.

Como un ejemplo a veces es la mejor manera de explicar una cosa…, vamos allá. Manolo le quiere enviar a Pepito 5 mil euros. ¿Cómo lo hace? Va al banco, le atiende un señor banquero que le hace la transacción. Para ello el banquero teclea y otro banquero de la entidad de Pepito, recibe la orden de añadir 5 mil euros en su cuenta. Hasta aquí todo fácil. El problema es que, para hacer esta simple operación, tú no tienes control en nada más que fijar la cantidad. Son las dos entidades únicamente las que tienen todo el control de la situación. ¿Problemas? El primero la comisión aplicada por una simple operación. Luego el peligro de ser interceptado por muy seguro que pueda llegar a ser. Dos empresas se transfieren la información, con lo cual, corren peligro de ser interceptadas. La anciana de 80 o 90 años, irá al banco a realizar la transacción, ¿pero el de 30 o 40? Seguramente ya ha dado el salto a lo digital y pasa de bancos. Quizás hace un Bizum o cualquier otro método. Pero los banqueros cada vez más, tienen los días contados.

 

El dinero no tiene sentido.

Siempre he oído hablar de que se dice que, si un país no tiene dinero en metálico, ese país muere. Pues bien, soy de la creencia que eso no tiene sentido, y para muestras un botón. Con el coronavirus, cada vez más partidarios de acabar con el dinero se alzan para concienciar a la gente del uso de la tarjeta y dejar el dinero de lado. En parte tiene sentido. ¿Para que queremos el dinero? Acaba siendo un problema. Te roban, se blanquea, se extravía, sirve para pagar negocios sucios, comisiones, sobres, maletines… Podemos asociarlo a un montón de cosas, casi todas malas. Pues bien, cada vez más generaciones, de una manera o de otra, le están dando la espalda al dinero y se pasan a lo digital. Y eso no lleva inevitablemente a quitarnos del medio el dinero. Pero todavía podemos ir más allá, y el paso inevitable de los próximos años es pasarnos al Blockchain. Las actuales opciones donde quitamos del medio al banquero, están bien, pero siguen teniendo un problema, es otro el que tiene el control de la situación. Con el Blockchain tú eres el que tienes el control, y el resto del mundo es el que te ayuda en tu misión.

 

¿Cómo funciona el Blockchain?

Vamos al turrón. Imaginemos que el Blockchain es un diario. En él tú anotas todos los movimientos que se hacen. A da 1 euros a B, C da 10 euros a D, y así sucesivamente. Esto no lo estás haciendo tu solo. Hay un motón de gente más que está haciendo exactamente lo mismo. Esto es el Blockchain, o parte de ello. Bien. Ahora imaginemos que entra un piratilla que quiere robar información o dinero. Y modifica un diario poniendo que C, en vez de dar 10 euros a D, solamente le da 1. Y los nueve restantes los desvía a su cuenta. Estos cambios en el “diario” no se escriben como A da 1 a B y sucesivos, sino que, por ejemplo, se representa como “cfakesnfgieaksadlerkdoasntesamfnes”, eso sería el registro que queda en el diario junto a lo otro. Si modificas, aunque sea una coma, ese largo compuesto de letras, cambia y se rompe la cadena. No sería válido y se debería empezar de nuevo con la transacción. Gracias al Blockchain, como otros muchísimos tienen en sus diarios los movimientos, cuando se vaya a cerrar el bloque (todos los diarios), habrá una cosa que no coincida y no se podrá cerrar. Esa es la magia del Blockchain y que lo hace casi infranqueable. Para cerrar un bloque, y que la información sea veraz, válida e inamovible, todos los diarios deben contener exactamente lo mismo. Una vez cerrado, no se puede modificar. Evidentemente estamos hablando de operaciones muy rápidas y complejas, y que obviamente repercuten económicamente en quien las gestiona. Pero no con tu dinero.

¿Quién se encarga de la verificación?

Cualquier persona que quiera puede. Estamos hablando del conocido minado. Gente que se dedica a completar los bloques, que son complejas operaciones que para solucionarlas requieren de tiempo y sobretodo energía. Computadoras trabajando a toda mecha para resolver operaciones que cualquiera de nosotros tardaría tres vidas en conseguir descifrar. Y todo eso en cuestión de segundos, o milésimas de segundo. Cuando se cierra un bloque, la persona que lo ha cerrado, gana dinero por ello. Digamos que cada uno de los que intervienen son los banqueros, pero trabajando de manera independiente, sin defender los intereses del banco que les exige una serie de objetivos y donde tú no eres la oveja que deben llevar a su terreno. Es por eso que el Blockchain es el futuro presente. Todos participando y evitando que los intereses personales de una entidad, sean la prioridad ante los tuyos.

 

Peligros y ventajas del Blockchain.

Básicamente el peligro/problema más grande es el de la energía que se necesita para los procesos. Y creo que se debe trabajar en este aspecto porque no es bueno para el ecosistema. Imaginemos que nosotros queremos entrar en el mundo del minado. Con nuestros equipos difícilmente lo vamos a conseguir porque haremos muy pocos procesos y nunca conseguiremos cerrar bloques. Para ello se usan maquinas potentes dedicadas únicamente a gestionar este tipo de operaciones. Y están trabajando sin parar. Eso genera un consumo energético y de calor brutal. Y todo esto perjudica gravantemente al planeta. Y si encima tenemos en cuenta que todos los expertos apuntan a que en nada será un sistema cada vez más usado…, mal vamos. Lo bueno es que vamos a dejar de ver injusticias como las preferentes o similares, que tanto daño han hecho. Debemos tener claro que el banco no es un asesor, o un amigo, es un vendedor, sin más. Además de los malos. Si dejas tu dinero para que ellos hagan inversiones con él, te van a dar nada y menos. Pero ojo no pidas tu dinero, que te quitan hasta los ojos. Esto cambiará con el Blockchain. No van a desaparecer los bancos, para nada, pero su manera de trabajar va a cambiar, seguro. Si quieres elegir una profesión para el mañana…, no quieras ser banquero, me da que no tendrás un buen futuro.

¿El realmente infranqueable?

La ciencia dice que no hay nada imposible de hacer. Siempre que alguien saca algo imposible de interceptar o hackear, aparece alguien que es más listo que tú y te la lía. Este sistema no es infranqueable al 100%, pero desde luego, es un sistema que es prácticamente imposible de hackear. Y lo es porque para poder hackearlo, tendrías que modificar el mismo carácter de la cadena de los muchísimos que lo tengan. Todos en sitios diferentes, sin relación entre ellos. Nada es imposible, pero esto, si existe un imposible, seguro que es lo más parecido. Imagina que tienes que modificar “adkskninfoenaoinfalsfn” de la misma cadena antes de que se cierre con usuarios independientes y anónimos situados en cualquier parte del mundo. A la que modificas un registro, la cadena ya no se cierra, y para conseguirla cerrar tendrías que conseguir modificar todos los registros con sus cifrados correspondientes. Me atrevo a decirlo, es imposible.

 

Resumen del Blockchain.

No sé si estáis ya saturados o lo lleváis bien. Espero haber conseguido la misión de explicar de manera entendible que es el Blockchain. Pero por si acaso…, vamos con un resumen rápido. Decir que el Blockchain es mucho más complejo, con más tecnicismos y mucha mecánica de por medio, pero estamos intentando explicar de forma fácil y sencilla que es. No me interesa entrar en profundizar sobre todo el proceso porque ni lo conseguiría explicar, ni lo conseguiríais entender. Así que vamos con el resumen. El Blockchain lo podemos ver como un diario. Cada “minero” hace del registro un hash (8420923490859c349014819041809c). Ese hash junto a otros muchos pasan a formar la cadena, que se cerrará a los diez minutos. Si cuando se cierra existe algún hash diferente en las muchísimas computadores que está el mismo número de hash, significará que alguien ha modificado algo y que la operación no se puede cerrar. Si se aprueba porque todos coinciden, esa cadena se cierra y es imposible modificar nada de ella.

Blockchain para todo.

Ahora viene cuando seguro os gusta más el tema. Siempre se asocia Blockchain a transacciones, y en parte es normal porque es donde más se usa. Pero para nada es su único objetivo. Se puede usar para casi cualquier cosa. Desde documentos, escrituras, registros, cualquier cosa se puede meter en el sistema. Una vez dentro, queda un registro y todo queda verificado. Esto tiene mucho futuro, y seguramente es por lo que se entiende que triunfará de manera evidente. Imaginemos un proceso judicial. Un montón de documentación que está digitalizada, aparte de por escrito. Se puede modificar porque muchas manos tocan los papeles. Con el Blockchain, es imposible porque una vez cerrado, nadie puede tocarlo. Y en el proceso, nadie podrá modificar nada. Pero vamos más allá. Consultorías, dentistas, hospitales…, cualquiera puede tener un Blockchain donde esté almacenada la información del paciente, y que las “empresas” del sector puedan acceder al historial para consultar algo. Un historial sin fisuras y perfectamente verificado.

 

¿Quién debe tener miedo?

Facebook, Twitter, Google, bancos…, los grandes se ven venir un follón gordo. No tienen otra que asumir que es un sistema perfecto y que se impondrá. Ellos dejarán de tener el control de todo lo nuestro paulatinamente, pero les da igual, tienen demasiada información como para preocuparse. Pero seguramente a medida que pasen los años, la gente dejará de compartir cosas personales por WhatsApp, por poner un ejemplo, y lo hará por Blockchain donde nadie será dueño de sus cosas. Todos lo estarán verificando, pero nadie controlará sus cosas. Y esa es la magia de esto, que al final, todos lo que quieran van a poder participar, pero nadie controlará el contenido de lo que estás verificando.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner