Los AirTag policías

Hoy os traigo un caso que hace que se me caiga la baba. Primero porque es el uso de la tecnología para una buena causa, para ahorrar recursos y para que se demuestre que la justicia por suerte, no es en todos los sitios tan mala como en nuestro país (España). Vamos a relataros lo sucedido, pero como adelanto, os diré que tiene de ingredientes un AirTag, un ladrón de coches, la policía y un final feliz. Vamos al caso.

El suceso. 

Un hombre denunció a la policía de Nashville (EEUU) el robo de su vehículo, un Dodge Charger del 2016. El vehículo tenía oculto un AirTag que sirvió para que, en todo momento, su propietario, mediante la aplicación donde está mi iPhone, supiera donde estaba su coche. La policía de Nashville, usó esta tecnología para destinar una unidad aérea a rastrear esa señal. Cuando dieron con el sujeto, mandaron a ubicaciones terrestres a detenerlo. Todo esto dio como resultado el arresto del ladrón el cual se encuentra bajo custodia policial con una fianza de 30 mil dólares y no es elegible para quedar en libertad. Vamos, lo mismito que aquí.

La tecnología.

Es sorprendente como tenemos medios más que suficientes a nivel tecnológico, para que la vida sea más sencilla, más segura y mejor. Pero se ponen palos a las ruedas continuamente, y luego, cuando pasa algo, se intenta tirar de cámaras de seguridad de locales cuando ese mismo que ahora necesita la ayuda, estaba en contra de que existan cámaras de seguridad en las calles porque invaden su privacidad. Es tan cínico todo… Si hubiera cámaras de seguridad en las calles, nos ahorraríamos tantos problemas… Roban a alguien, violan o matan a alguien, la cámara de seguridad lo capta, te da la ubicación exacta en todo momento del asaltante. Todo sería tan sencillo… O más simple, un accidente de tráfico donde las partes no se ponen de acuerdo. Una cámara de seguridad resuelve el problema. ¿Porque nos negamos a algo que nos mejoraría tanto la vida?

¿A favor del AirTag?

Por supuesto. Estamos hablando de un pequeño dispositivo que es poco más grande que una pila de botón. Tiene un montón de ventajas, entre ellas la enorme autonomía y facilidad de uso. Es cierto que necesitas un equipo Apple para poder usarlo, pero si tienes uno de esos dispositivos…, desde luego es un accesorio que te puede salvar la vida. Y no creo que sea exagerado decir eso. Imaginaros que vuestro hijo es secuestrado, si lleva en la mochila, bamba o similar un AirTag…, lo vas a encontrar fácilmente. Y si, en este ejemplo existe esa parte oscura del AirTag, y es que se puede usar para acosar a alguien, y no me parece bien. Sobre si lo usaría con mi hijo…, si os digo la verdad…, como padre de dos (9 y 6 años, niño y niña), y viviendo en Barcelona…, me lo estoy planteando. Y no por desconfianza en ellos, sino por precaución. La cosa se está yendo de madre y el secuestro lo pongo como una de las opciones sobre el tapete de cosas malas que les puede pasar.

Las leyes deben cambiar.

Entiendo que los AirTag llegaron para revolucionarlo todo. Y como tal, las leyes deberían estar al día con este tipo de aparatos. Legalizarlos para que sean tomados como pruebas en juicios, que se castigue su uso no autorizado, como, por ejemplo, lo que decía de espiar a una ex o tu propia pareja. Esto es algo que sucede, lo dejas con tu pareja, o no te fías de ella, y sin que lo sepa, le pones un AirTag para espiarla y saber qué hace. Eso es acoso, y si no es por causas justificadas, creo que la ley debería ser duro con los que lo usan para cosas malas. Y, sobre todo, la justicia debería adaptarse a la tecnología, algo que no está haciendo.

Un caso sorprendente. 

En Barcelona, sucedió un caso de lo más sorprendente. Una chica fue asaltada y le quitaron el iPhone. Ella mediante la aplicación de buscar su iPhone, lo localizó, llegando al sitio donde le marcaba la aplicación. En ese lugar, únicamente había una tienda de telefonía, de esas que llamamos badulaque o similar. Reparación de móviles y compra venta de todo tipo. Bien, no había más opción que esa tienda como posible lugar ya que a ambos lados, había unos locales que no tenían pinta de ser susceptibles de ser un lugar donde llevar un móvil robado (Tienda de ropa y Sorli). La cuestión es que se pone en contacto con la policía y ellos no pueden hacer nada. Pese a saber la ubicación del teléfono, no pueden entrar sin una orden judicial. 

¿Solución?

Entre que se pide la orden y se puede hacer algo, el móvil ya no está en el país. Y es lo que pasó, el móvil estuvo allí cinco días, tiempo en el cual, no se había conseguido ejecutar una orden judicial, porque ni se puede ni se intenta. Luego el móvil ya puso rombo a marruecos. Es decir, con casi el 99,9% de certeza, podríamos decir que el móvil robado se llevó a esa tienda de reparaciones, se entregó previo pago de una cantidad a modo de compra, ellos luego se lo llevan a otro país y a correr. O se desmantelan y se usan para piezas. Si la justicia fuera justa, con una aplicación infalible prácticamente en precisión, se entra, se ordena la entrega del dispositivo y si se niegan, se procede a la búsqueda del dispositivo y si aparece, precintamos el local y a otra cosa mariposa. Que no aparece…, pues se le indemniza por daños morales. Las cosas podrían ser tan fáciles con unas leyes justas…

¿Tan preciso es?

Estamos hablando de una precisión milimétrica. Quizás la aplicación de buscar el iPhone o lo que sea, no es precisa al cien por cien, pero en cuanto al AirTag…, si te marca una ubicación y vas, luego estamos hablando de que a medida que te acercas, baja el número de metros hasta llegar exactamente al punto donde está. No es cuestión de kilómetros, ni de metros, es cuestión de centímetros. Es decir, en el caso del móvil, sí que es más amplio el radio pese a ser de pocos metros, pero con el AirTag…, hablamos de centímetros. Es un elemento brutal para la localización de cosas, y totalmente recomendable para aquellos que se los puedan permitir. 

¿Precio?

Para ser Apple, hay que reconocer que no es un producto caro. Estamos hablando de 35 euros la unidad. Sinceramente…, si tuviera pasta, os aseguro que me compro un arsenal de ellos. Y no por inseguridad, o por desconfianza, simplemente creo que me ayudarían mucho. Quizás pondría uno en el coche, uno en las mochilas o quizás oculto en las bambas de los niños, pero no para vigilarlos, sino a modo de precaución ya que el mayor empieza a querer ir a comprar el pan, a ir al cole solo…, y da miedo pensar en lo que le pueda pasar. Preferiría que llevara un AirTag y comprobar que ha llegado bien a tener que darle un móvil por su edad. Y no descarto el año que viene que en teoría le dejaremos ir solo, comprar un AirTag para estar más tranquilo. Sobre todo, entiendo que aquellos que tienen una bici, moto o similar, es un aparato brutal en cuanto a la seguridad que te da. Al poderlo poner donde quieras, es muy difícil que los ladrones consigan detectarlo.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner